Putin comienza en Cuba su visita a Iberoamérica y Argentina

14 de julio de 2014

14 de julio de 2014 — El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, comenzó el viernes 11 su recorrido por Iberoamérica, empezando por Cuba, y con el añadido a última hora de una visita a Nicaragua— para conversar entre otras cosas sobre la construcción del nuevo canal transoceánico— antes de viajar a Argentina el sábado 12 para reunirse con la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, para luego viajar a Brasil para la Cumbre del BRICS los días 15 y 16 de julio en Brasil.

En la víspera de su viaje, Putin le dio una entrevista amplia a la agencia de noticias cubana Prensa Latina en la que planteó las perspectivas, y destacó que una cooperación más amplia con Iberoamérica "es una de las líneas más importantes y prometedoras de la política exterior de Rusia. Estamos interesados en desarrollar proyectos plenamente funcionales, alianzas industriales y tecnológicas con la participación de los países de la región, para utilizar el potencial de las economías complementarias al máximo".

Putin anunció que su gobierno acaba de eliminar el 90% de lo que Cuba les adeuda, o sea un monto de $35 mil millones de dólares, que se remonta a la época soviética. Putin dijo que lo que resta de la deuda, o sea $3.5 mil millones de dólares, Cuba los va a invertir en proyectos importantes. Explicó que su gobierno está preparado para llevar la cooperación con Cuba a un "nivel completamente nuevo", habló de varios proyectos de infraestructura y desarrollo energéticos, entre otros, en los que Rusia participará en Cuba.

Con relación a Argentina, Putin subrayó que "es uno de los socios estratégicos clave en Latinoamérica, las Naciones Unidas y el Grupo de los 20. El modo en que abordamos los problemas fundamentales en la política global o es similar o es idéntico. Compartimos la convicción de que se necesita crear un nuevo orden mundial más equitativo y policéntrico que esté basado en el derecho internacional en el que las Naciones Unidas juegue un papel coordinador central". Putin manifestó su aprecio por el "diálogo constructivo y confidencial" que mantiene con la Presidenta Fernández de Kirchner, y destacó que su visita del 12 de julio a Buenos Aires ofrece una oportunidad "para discutir un marco completo de cuestiones apremiantes de la agenda bilateral e internacional". Putin viajó a Argentina con otros miembros de su gabinete, y con representantes de las empresas estatales Rosatom y Gazprom.

Hablando más ampliamente, Putin puso de relieve que las naciones de Iberoamérica "son nuestros socios naturales. Estamos agradecidos con los sudamericanos por su respaldo a nuestras iniciativas internacionales, como la desmilitarización del espacio exterior, el fortalecimiento de la seguridad de información internacional, y el combate a la glorificación del nazismo [énfasis añadido].

Al destacar como primer punto algo que tiene sudando la gota gorda al gobierno de Obama, Putin afirmó que las naciones de la región "están listas para llevar a cabo una acción conjunta para proteger a Latinoamérica que comparten", y explicó el potencial que tiene la colaboración de Rusia con todas las organizaciones regionales del continente. Señaló Putin que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que incluye a todas las naciones del continente, menos a Estados Unidos y a Canadá, busca convertirse en el "foro más importante para abordar cuestiones regionales sin la participación y la interferencia prepotente de fuerzas externas", es decir, Estados Unidos. "Doy la bienvenida a la disposición de la CELAC a establecer conexiones externas a la región, incluyendo a Rusia", dijo Putin. Además el Presidente ruso analizó el potencial para la colaboración entre la naciente Unión Aduanera y Espacio Económico Común Eurasiático y la CELAC.