Ucrania bombardeó un pueblo fronterizo en la región rusa de Rostov

16 de julio de 2014

16 de julio de 2014 — Rusia respondió tajantemente de inmediato al bombardeo que se realizó la mañana del lunes 14 a un importante poblado ruso en la frontera con Ucrania, que causó la muerte de un hombre y otros dos resultaron gravemente heridos. Rusia envió una nota de protesta al encargado de negocios ucraniano en Moscú. Grigory Karasin, viceministro de Relaciones Exteriores ruso, en una entrevista que le dio a la televisora estatal Rossiya-24, calificó el ataque de "peligrosa escalada para nuestros ciudadanos", y prometió que "no se va a quedar sin respuesta". Agregó que "lo sucedido, de nuevo reafirma la necesidad urgente de acabar con este baño de sangre". Hizo un llamado para que realicen pláticas entre "las partes del conflicto".

El incidente tuvo lugar a las 9:15am (hora local) en el pueblo de Donetsk, que tiene una población de 50,000 personas, que fue bombardeado desde Ucrania a través de la frontera e impactó en una casa. El ministro de Relaciones Exteriores ruso le advirtió a Ucrania que se reserva "el derecho a tomar medidas para proteger su territorio y garantizar la seguridad de los ciudadanos rusos". La declaración rusa advierte de "consecuencias irreversibles". La declaración oficial del ministro de Relaciones Exteriores dice: "La parte rusa ve las provocaciones como otro acto de agresión de Ucrania contra la soberanía del territorio y los ciudadanos rusos, por lo cual hacemos responsable a Ucrania". Un vocero del consejo de seguridad nacional de Ucrania, Andriy Lysenko, respondió que "definitivamente las tropas ucranianas no están disparando contra Rusia".

La Comisión Investigadora Rusa, órgano que le informa directamente al Presidente Putin, anunció que ha comenzado una investigación de asesinato sobre las muertes en Donetsk. Incluso la agencia noticiosa británica Reuters, en su cobertura del incidente tuvo que admitir que por semanas, Putin ha tratado de frenar la escalada de la crisis con Ucrania "retirando a decenas de miles de soldados" rusos y tomando otras acciones.

El sábado, la Fuerza Aérea Ucraniana bombardeó una zona bastante grande del este de Ucrania.

La Voz de Rusia publicó otra declaración redactada con fuertes palabras del viceministro de Relaciones Exteriores Karasin. "Estamos investigando el incidente", afirmó. "Es signo del aumento peligroso de las tensiones en la frontera. Esto es un grado cualitativo superior de peligrosidad para nuestros ciudadanos... Por lo tanto, lo que hagamos será contundente y preciso. Pero primero, tenemos que aclarar todas las circunstancias del incidente".

La crisis ucraniana fue además el tópico número uno de la reunión que tuvo el domingo el Presidente Putin con la Primer Ministro alemana Angela Merkel, en Río de Janeiro. La agencia RIIA Novosti citó a Dmitry Peskov, vocero del Presidente Putin, quien dijo que "Vladimir Putin y Angela Merkel han considerado una primera declaración de cese al fuego, el intercambio de prisioneros, necesario para que se reanude la actividad del grupo de contacto". Según Peskov, Putin trajo a colación el incidente de Donetsk en su reunión con Merkel: "Putin ha mostrado una preocupación extrema sobre la continuas operaciones de ataque de Ucrania, señalando lo inaceptable de la situación cuando tales maniobras resultan en bombardeos al territorio ruso y llevan a casos trágicos como el que vemos hoy en la región de Rostov".

Según la Voz de Rusia, Poroshenko, Presidente de Ucrania, el domingo habló por teléfono con el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden. Interfax citó a la agencia de prensa de la Presidencia ucraniana que informó que "en el diálogo se trató sobre la coordinación intensiva entre Ucrania y Estados Unidos, y con sus socios europeos. Biden le aseguró al Presidente de Ucrania que Estados Unidos está preparado para intensificar los esfuerzos internacionales para forjar un acuerdo pacífico".

El sábado, la Unión Europea añadió a la lista de sanciones a 11 líderes rebeldes ucranianos, lo cual significa que se les negarán las visas para viajar a los países de la Unión Europea y que les incautarán sus activos. El añadido de estos nombres lleva la lista a un total de 72 individuos en la lista de sanciones de la Unión Europea; sin embargo, estás acciones se quedan cortas ante el tipo de sanciones internacionales que el Presidente Obama ha presionado a Europa para que imponga.