Diario del Pueblo cubre declaración sobre derechos humanos en China de Helga Zepp-LaRouche

19 de julio de 2014

18 de julio de 2014 – La edición en línea en chino del Diario del Pueblo contiene el artículo de opinión de Helga Zepp-LaRouche sobre la hipocresía de occidente en su estratagema sobre "derechos humanos". Diario del Pueblo le solicitó este artículo con el fin de responder a todas las críticas de occidente a China por su "récord sobre derechos humanos". Ya anteriormente había circulado en otros portales electrónicos chinos. El texto es el siguiente:

China ha hecho más por los derechos humanos que cualquier otro país en el planeta. Por su propio esfuerzo ha podido China sacar a decenas de millones y cientos de millones de personas de la pobreza y llevarlos a un nivel promedio, manteniendo un nivel de desarrollo económico tal que existen todas las razones del mundo para ser optimistas sobre el futuro de China.

China ha hecho más por los derechos humanos que cualquier otro país sobre el planeta. A partir de 1978 en adelante, con la política de "reforma y apertura", una gran parte de la población ha podido salir de la pobreza y hoy en día gozan de vidas confortables. Es obvio para todos que no solo la gente en las regiones costeras y en el sur goza ahora de los frutos de un milagro económico, admirado en todo el mundo, sino que también la pobreza en las zonas rurales y en el interior y regiones occidentales se ha reducido significativamente. Con la intención del Presidente Xi Jinping de llevar a cabo la estrategia de un Cinturón Económico Nueva Ruta de la Seda y Ruta de la Seda Marítima siglo XXI, China tiene todas las posibilidades de erradicar la pobreza en un futuro no muy distante.

La pobreza es una de las amenazas más severas a los derechos humanos. La pobreza significa hambre, falta de servicios médicos adecuados, falta de vivienda, falta de oportunidades para el desarrollo personal y una reducción en la esperanza de vida en general. China por sus propios medios hizo posible que entre varias decenas de millones y varios cientos de millones de personas pudieran escapar de la pobreza y obtener actualmente un nivel de vida decente. Si mantiene su dirección actual de desarrollo, el mundo podrá estar optimista sobre el futuro de China".

No es difícil ver que el concepto occidental de 'derechos humanos' está muy distorsionado, en donde se mezcla individualismo y supuestas 'libertades' egoístas con el concepto de bien común. En el período reciente han aparecido en el noroeste de China 'revueltas callejeras' similares a lo ocurrió en Ucrania, Tailandia y otros lugares, que son contrarios a la sociedad y que promueven revueltas, bien financiadas por las ONG de occidente, quienes las manipulan utilizando el lema de "sociedad pluralista" como cubierta, y agitando la bandera de "democracia" y "derechos humanos".

En realidad todo esto no es más que la política de occidente de cambio de régimen, motivada por los intereses políticos de occidente en la región. Su declaración de "sociedad pluralista" no es más que sinónimo del derecho a subvertir cualquier país que no esté de acuerdo con la posición de occidente. Para algunos en occidente, el "tema de los derechos humanos" no es más que mera hipocresía, que no hace más que mostrar su intención de conservar sus propios intereses regionales, y en muchos casos pone de manifiesto una doble moral. Por ejemplo, con la crisis en Ucrania, la actitud de las naciones occidentales hacia Rusia mostró claramente esta doble moral.