Vuelo 17 de Malaysian Airlines derribado en Donbass

19 de julio de 2014

19 de julio de 2014 — El vuelo del Boeing 777 de Aerolíneas Malasias MH17 en ruta de Ámsterdam a Kuala Lumpur, se estrelló el jueves 17 y ardió en llamas en la región de Donetsk en Ucrania, muriendo todos a bordo. El vuelo compartido con Aerolíneas Reales Holandesas KLM, llevaba 298 personas entre pasajeros y tripulación, de Holanda, Malasia y varios otros países. La caída del avión se volvió un incidente internacional de inmediato, en medio de la incertidumbre sobre la causa de la caída del avión que volaba a más de 10 kilómetros de altura. El 8 de julio el gobierno de Kiev había cerrado a la navegación civil la zona de Ucrania sobre la cual pasaba el avión, pero la prohibición no se aplicaba a los llamados vuelos de "tránsito" a grandes alturas.

Un vocero del Presidente ucraniano Petro Poroshenko afirmó en un tuiter a menos de una hora del derribamiento que "esto no es un accidente, no es un desastre, sino un acto de terrorismo". Las especulaciones se centraron inmediatamente en las capacidades de misiles tierra aire (SAM) en la zona en donde se estrelló el avión, cerca de la ciudad de Torez, que está como a 80 kilómetros de la ciudad de Donetsk y a 60 kilómetros al norte de la zona fronteriza en donde se ha concentrado en los últimos días el combate entre las fuerzas del gobierno de Kiev y las milicias de las autoproclamadas Repúblicas de Donetsk y Lugansk. El líder de la República Popular de Donetsk (DPR) Alexander Boroday dijo en conferencia de prensa en la tarde que las milicias no tienen el tipo de armamento necesario para derribar un avión que viaja a 33,000 pies [poco más de 10 mil metros] de altura. Un funcionario del Ministerio del Interior ucraniano afirmó que lo que seguramente alcanzó al avión fue un Buk SAM (llamados SA-11 o SA-17 por la OTAN) supuestamente en posesión de las milicias. Muchos políticos occidentales repitieron rápidamente la línea y culparon a Rusia, a pesar de que las Fuerzas Armadas de Ucrania si tienen esos sistemas.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas convocó a una reunión sobre el tema para mañana, a petición de Gran Bretaña. El embajador británico ante la ONU dijo, según un informe de cable: "Ya habíamos planeado pedir una sesión de emergencia del Consejo para discutir la situación en Ucrania incluso antes de enterarnos de las noticias, y esto no hace más que volver más urgente la sesión".

El Presidente de Rusia Vladimir Putin le informó al Presidente Barack Obama sobre el estrallamiento del avión, durante una llamada telefónica ya programada después del regreso de Putin a Moscú tras su gira por América del Sur y la cumbre del BRICS. En la tarde, en sus comentarios televisados en la inauguración de una reunión del gobierno ruso sobre política económica, Putin habló con visible emoción sobre el incidente.

"Esta tragedia no hubiera ocurrido" dijo Putin, "si hubiera paz en ese país, o en todo caso, si no se hubieran reanudado las hostilidades en el sureste de Ucrania. Y ciertamente, el gobierno sobre cuyo territorio ocurrió esto es responsable de esta terrible tragedia. Le he dado las instrucciones correspondientes a los departamentos de las fuerzas militares para que proporcionen toda la asistencia necesaria para investigar este crimen. Y también le estoy solicitando al gobierno de la Federación Rusa que use nuestros departamentos civiles tanto como se pueda para hacer todo lo posible para investigar exhaustivamente este hecho... Hay cosas que son absolutamente inaceptables y nadie tiene el derecho de pasar por encima de ellas sin hacer las conclusiones correspondientes y asegurarse de que todos tengamos la información objetiva sobre lo que sucedió".

Ya estaban programadas para reanudarse las consultas para sostener pláticas del llamado Grupo de Contacto con los líderes de las Repúblicas Populares mediante videoconferencias. Sus copatrocinadores son la Organización de Seguridad y Cooperación Europea (OSCE), el embajador ruso en Kiev y el gobierno ucraniano. Según la declaración de la OSCE, sí se celebraron dichas pláticas pero se reenfocaron en las consecuencias del derribamiento del MH17. La OSCE, sin dar los nombres de los participantes, dijo que los representantes de la República Popular de Donetsk (RPD) participaron en el video y que aceptaron cerrar y asegurar el sitio del avionazo, permitirle a las "autoridades locales" recobrar los cadáveres, darles acceso seguro y garantizar la seguridad de los investigadores internacionales y los monitores de la OSCE y "cooperar con las autoridades pertinentes de Ucrania en todas las cuestiones prácticas que surjan en el transcurso de los trabajos de recuperación de evidencia e investigación".

La TV rusa y los medios internacionales han informado que personal de la RPD fueron los primeros en la escena, apagaron las llamas y recogieron los pasaportes de las víctimas. Oleg Tsaryov, un vocero del Parlamento de la Unión de Repúblicas Populares (de Donetsk y Luganks), le hizo un llamado a todos los bandos para que se abstengan de acusaciones. Al mismo tiempo, dijo que el acontecimiento que se produjo justo cuando había surgido una posibilidad de consultas de paz, hacía recordar la súbita aparición de francotiradores no identificados en la plaza Maidan de Kiev en febrero pasado, lo que precipitó los acontecimientos decisivos que llevaron al golpe de Estado. El derribamiento del MH17 se produce después de una intensificación de las confrontaciones a lo largo de la frontera sur de la región de Lugansk, en donde ambos bandos informaron que las fuerzas del Ejército de Ucrania intentaron avanzar y rodear a Luganks desde el sur pero que terminaron rodeados y sufrieron pérdidas enormes.

En relación al MH17, los portales electrónicos de las milicias le ponen el dedo a las baterías Buk en control del Ejército ucraniano. Algunos recordaron el caso de la Aerolínea Sibir Tu-154 de Rusia en ruta de Tel Aviv a Novosibirsk en octubre del 2001, que fue derribado en el Mar Negro durante unos ejercicios antiaéreos ahí, en lo que la mayoría de los expertos consideraron fue un lanzamiento "accidental" de SAM en su contra. Kiev, entonces con el Presidente Leonid Kuchma, nunca reconoció ser responsable aunque Ucrania les pagó compensaciones a los familiares de las víctimas. Una investigación honesta investigaría todas las posibilidades no solamente el disparo de SAM sino también de misiles aire-aire, actos de terrorismo con dispositivos de sabotaje o explosivos implantados antes del despegue o posibles fallas técnicas o errores del piloto.