Presidente chino destaca una nueva trayectoria para América Latina

19 de julio de 2014

18 de julio de 2014 – Durante su intervención ante el Congreso federal brasileño el 16 de julio, el Presidente chino Xi Jinping, delineó una nueva perspectiva para América Latina para que se liberen de la camisa de fuerza del sistema financiero dominado por Londres. Xi elogió la relación de 40 años que ha tenido China con Brasil y elogió a los países de América Latina por su determinación a seguir sus propias vías para el desarrollo de sus economías.

Xi dijo que en general el desarrollo en el mundo apunta en la dirección correcta, apunta hacia mayores avances tecnológicos, una mayor cooperación, diversidad cultural, creación de un mundo multipolar y el deseo general por la paz en el mundo. "Al mismo tiempo", adivirtió Xi, "el mundo está lleno de inestabilidad. La crisis financiera internacional tiene una influencia global profunda. Están aumentando los elementos de incertidumbre e inestabilidad en la economía mundial. Se agudiza el desequilibrio en el desarrollo internacional. Aumentan el hegemonismo, política del poderoso y un nuevo intervencionismo. Se vuelven frecuentes las turbulencias regionales. Temas globales como seguridad alimenticia, seguridad de recursos energéticos y seguridad cibernética no se pueden pasar por alto.

"Se han vuelto temas globales importantes la promoción de la multipolarización, la democracia en las relaciones internacionales, el logro del desarrollo sustentable en la economía mundial y la preservación de la diversificación de las culturales del mundo. La equidad y justicia son los objetivos primordiales para todos los pueblos del mundo en el establecimiento de relaciones internacionales. Sin embargo, hoy en día estamos lejos de lograr la equidad y la justicia en las relaciones internacionales...

"Los seres humanos no tenemos más que una sola Tierra. Todos los países compartimos un solo mundo. La historia nos enseña que la ley de la selva no es la forma de la coexistencia humana. Las agresiones militares no pueden producir un mundo maravilloso. Cada nación debe obedecer al principio de equidad, confianza mutua, aprender de los demás, cooperar y buscar el beneficio mutuo. En conjunto debemos salvaguardar y proteger la equidad y justicia a nivel internacional y promover la construcción de un mundo armonioso, una paz sustentable y prosperidad conjunta".

Esta parte de su discurso fue recibido con aplausos tronantes del Congreso federal.

Luego pasó a subrayar la importancia de que los dos países, China, el país más grande en vías de desarrollo y Brasil, el país latinoamericano más grande, trabajen juntos para mejorar el futuro de la cooperación sino-brasileña que contribuya a la paz y el progreso humano.