Obama amenaza a Rusia mientras que el gobierno inunda al mundo con desinformación sobre el MH17

19 de julio de 2014

19 de julio de 2014 — "Vamos a seguir dejando en claro que en la medida en que Rusia siga comprometida en los esfuerzos que están apoyando a los separatistas, nosotros tenemos la capacidad de aumentar los costos que les imponemos. Y así lo vamos a hacer", le dijo NerObama a los periodistas en conferencia de prensa en la Casa Blanca sobre Ucrania y el derribo del MH17 el 18 de julio.

Aunque alegó que está "esperando" a tener "todos los hechos"antes de culpar a Rusia por "derribar" el avión, Obama a una pregunta sobre "¿qué tanta culpa se le puede atribuir a Putin?" respondió:

"Todavía no sabemos exactamente qué sucedió... Pero lo que sí sé, es que hemos visto una intensificación de la violencia en el este de Ucrania que, a pesar de los esfuerzos del gobierno ucraniano por cumplir con el cese al fuego y tender la mano y aceptar negociar, incluso con los separatistas, esto ha sido rechazado por estos separatistas. Sabemos que están fuertemente armados y que están entrenados. Y sabemos que esto no es un accidente. Que esto está sucediendo debido al apoyo ruso.

"Así que no es posible que estos separatistas pudieran funcionar de la forma en que lo han hecho, que tuvieran el equipo que tienen —no digamos lo que sucedió con respecto a la Aerolínea Malaya— un grupo de separatistas no pueden derribar aviones de transporte militar, o, como alegan, derribar aviones de combate si no tuvieran equipo sofisticado y entrenamiento sofisticado. Y esto viene de Rusia".

Así como lo había hecho anteriormente, el 18 de julio, su enviada ante la ONU, la bruja del "intervencionismo humanitario" Samantha Power, Obama agitó una lista de aviones y helicópteros que se supone los separatistas alegan haber derribado, usándola como "evidencia" de la responsabilidad de Rusia. Al final de la conferencia de prensa Obama también advirtió que esto debería ser una "llamada de alerta" para Europa sobre la cuestión de las sanciones en contra de Rusia.

El viernes por la mañana, Power realizó una verdadera hazaña propagandística en la reunión de emergencia sobre Ucrania en el Consejo de Seguridad de la ONU.

"Los separatistas inicialmente se adjudicaron responsabilidad por el derribamiento de un avión de transporte militar, y se adjudicaron responsabilidad y subieron videos que ahora se están conectando al estrellamiento de Malaysian Airlines", dijo Power. "Debido a la complejidad técnica de los SA-11, no es probable que los separatistas hayan podido operar eficientemente el sistema sin ayuda de personal entrenado. Por lo tanto, no podemos descartar apoyo técnico de personal ruso" agregó.

Habló —y despues lo tuiteó— de una lista de aviones supuestamente derribados por separatistas prorrusos: "13/6 avión de transporte derribado; 24/6 helicóptero derribado; 14/7 avión de carga derribado; 16/7 jet derribado". También acusó a Rusia de estar transportando cantidades masivas de municiones, sistemas antiaéreos y hasta "vehículos militares" a través de la frontera, y de estar instigando el reclutamiento de personal militar experimentado de Rusia para que ayuden a equipar con personal los sistemas en el este de Ucrania. Hasta el despliegue de tropas rusas dentro de su propio terreno apareció en la lista de Powers como parte de la "evidencia".

Personajes del gobierno de Kiev también hicieron declaraciones el viernes, evidentemente confeccionadas para que encajaran en culpar a los rusos. Mientras que el funcionario del Ministerio de Asuntos Internos, Anton Gerashchenko dijo el jueves, antes de que se iniciara cualquier investigación, que el vuelo MH17 había sido derribado definitivamente por un misil tierra aire Buk, el viernes el Procurador General Vitali Yarema en entrevista con Ukrainskaya Pravda insistió en particular en que las milicias de las Repúblicas Populares no habían capturado estos sistemas SAM de las fuerzas ucranianas (como habían sostenido fuentes de las milicias en junio). Después, el director del Servicio Secreto de Ucrania, Valentyn Nalyvaychenko, un personaje central del golpe, conocido por sus ligas a EU, dio una conferencia de prensa para alegar que habían sido detenidos dos ciudadanos rusos en la frontera de la Región Donetsk, que intentaban "regresar lo que quedaba de misiles Buk de vuelta a Rusia". Afirmó que portaban documentos militares que los identificaban como "ajustadores del blanco". El vocero del Ministerio de la Defensa de Rusia (MoD) Alexei Komarov negó esto, explicando que la descripción de puesto de "ajustador de blanco" ni siquiera se aplica a los sistemas SAM. El Ministerio de Defensa también estableció oficialmente que "medios de la defensa aérea de las Fuerzas Armadas de Rusia no estaban operando en esa región el 17 de julio". El Ministerio de Defensa deploró cualquier precipitación en el juicio, citando los alegatos de Kiev de que sus propios sistemas con base en tierra o aire no pudieron haberle disparado al avión. "Es imposible sacar esta conclusión definitiva en un período de tiempo tan breve, teniendo como telón de fondo los fieros combates en esa zona" dijo. "Le pedimos a la comunidad internacional que lleve a cabo una investigación exhaustiva y absolutamente transparente sobre el estrellamiento del avión".