Libia envuelta en guerra civil a consecuencia de las violaciones de Obama a la Constitución de EU. ¡Juicio político ya!

21 de julio de 2014

21 de julio de 2014 — El 24 de septiembre de 2013, el Presidente Barack Obama se presentó ante las Naciones Unidas y afirmó lo siguiente para justificar su guerra ilegal de cambio de régimen en Libia: "¿Pero hay alguien que realmente crea que la situación en Libia hubiera sido mejor si se le hubiera permitido a Gadafi matar, encarcelar o brutalizar a su población hasta someterla? Es mucho más probable que sin una acción internacional, Libia estaría ahora envuelta en una guerra civil y en un baño de sangre".

En verdad Libia hoy está "envuelta en una guerra civil y en un baño de sangre", no debido a Gadafi, sino debido a la funesta decisión anticonstitucional de Barack Obama de derrocar a Gadafi respaldando al Grupo Combatiente Islámicos Libio (GCIL) afiliado a al-Qaeda, las mismas fuerzas que asesinaron al embajador estadounidense Chris Stevens y a otros tres ciudadanos estadounidenses.

En los últimos días, milicias asociadas con el GCIL entre ellas Ansar Al-Sharia, Escudo Libio y la Brigada 17 de Febrero atacaron el aeropuerto de Trípoli. Noventa por ciento de los aviones en el aeropuerto fueron destruidos.

El lunes 14, la Organización de Naciones Unidas retiró todo su personal de Trípoli.

Del domingo 13 para acá han sido asesinadas por lo menos 15 personas en enfrentamientos en Trípoli y en la ciudad al este de Bengasi.

En Bengasi, las fuerzas irregulares leales al ex general renegado Khalifa Haftar bombardearon bases de las milicias islámicas. Hubo enfrentamientos de fuerzas especiales con combatientes milicianos en la ciudad donde la mayoría de los muertos y heridos resultaron ser civiles. Los disparos con misiles alcanzaron por lo menos 10 casas y los bancos se vieron forzados a cerrar.

El lunes 14 también se cerró el aeropuerto de la ciudad de Misrata y el aeropuerto de Bengasi está cerrado desde mayo. Esto deja funcionando solo dos pequeños aeropuertos en el sur y una línea terrestre a Túnez como las únicas puertas de salida en el país hacia el mundo exterior.

El sur del enorme país desértico se ha convertido en un refugio seguro para los militantes islámicos que fueron sacados de Mali a principios de este año por fuerzas francesas.

El gobierno dio a conocer una declaración el martes donde informa que discutió en sesión de emergencia "una posible solicitud de fuerzas internacionales para solidificar las capacidades del Estado".