América Central necesita un Plan Marshall y un combate antidrogas en toda la región

21 de julio de 2014

21 de julio de 2014 — El gobierno hondureño puso esta semana sobre la mesa dos propuestas relacionadas para resolver la crisis migratoria, en una "Conferencia Internacional sobre migración, juventud y familia" organizada en Tegucigalpa el 16 y 17 de julio. Una fue que Estados Unidos, México y las naciones de América Central diseñen un plan para unir fuerzas y aplastar el crimen organizado y el narcotráfico, similar al de Estados Unidos y Colombia que combatieron juntos en el "Plan Colombia"; la otra es un enfoque tipo Plan Marshall para cambiar radicalmente las condiciones económicas de la región que dejan a la población sin esperanza ni fuentes de empleo.

El Presidente Juan Orlando Hernández inauguró la conferencia, a la que asistieron funcionarios de alto nivel de El Salvador, Guatemala, México y Estados Unidos, además de miembros de la sociedad civil. Puso de relieve que ninguna nación, en lo particular, podría hacerle frente a las condiciones que llevaron a que hubiera un aumento de 1,670% en el número de menores de edad centroamericanos no acompañados de un adulto que intentaban entrar a Estados Unidos, ¡en un año! El Presidente Hernández afirmó:

"Hay que hacerlo en conjunto, unidos todos los países, porque requiere enfrentar y derrotar al crimen organizado, reducir los niveles de corrupción en el Estado, desarrollar el nivel de producción y la disminución de las desigualdades.

"Por cada nueve niños no acompañados que hacen el peligroso viaje hacia Estados Unidos, siete salen de las zonas hondureñas con mayor violencia... Son niños que viven por donde hay mayor tránsito de droga en el país... Los coyotes se nutren de la tragedia y de la desesperanza de las familias... y realmente se da un trato de esclavo e inhumano por parte de los coyotes [que trafican con seres humanos] a los compatriotas que pretenden ingresar a tierras estadounidenses, apuntó.

"Para solucionar este problema hay que ir a la raíz del problema; con parches no vamos a solucionar nada, hay que aceptar la responsabilidad compartida de todos los países".

"Se necesita un enfoque regional de corto y mediano plazo", dijo, citando el éxito logrado con el Plan Colombia en la reducción de la violencia.

Hablando en la misma conferencia, la ministra de Relaciones Exteriores de Honduras Mireya Agüero propuso que Estados Unidos "lance un mini Plan Marshall, como lo hicieron al final de la Segunda Guerra Mundial, para crear oportunidades y realmente llegar hasta la raíz del problema que está alimentando la migración en los países centroamericanos".

El Papa Francisco también hizo un llamado a tomar "medidas... de promoción del desarrollo en sus países de origen" de los migrantes, en un mensaje personal donde pide medidas urgentes para hacerle frente a esta "emergencia humanitaria", mensaje que envió al "Coloquio México-Santa Sede sobre movilidad humana y desarrollo", celebrada justo dos días antes en la Ciudad de México, el 14 de julio. La conferencia, a la que asistieron altos funcionarios de los mismos países que se reunieron en Honduras, destacó la urgencia de establecer políticas y culturas que reconozcan que todas las personas son esencialmente humanas, entre ellos los migrantes y en especial los niños. Señalando la importancia que le da al tema el Papa, el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Paroli, asistió personalmente a la conferencia, que fue organizada conjuntamente con la Secretaria de Relaciones Exteriores de México.