La potencia financiera imperial se opone a los nuevos bancos de desarrollo

23 de julio de 2014

23 de julio de 2014.- Se están formando las líneas de batalla en torno a la decisión de las naciones del BRICS (Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica) de poner en operación dos nuevos bancos de desarrollo e inversión en infraestructura por $100 mil millones de dólares para el próximo año. Los financieros de Londres y Wall Street se oponen a estos bancos de desarrollo internacional y tratarían de destruirlos mediante "competencia interna entre las naciones que los capitalizarían", o sea las naciones del BRICS, creyendo que ellos —el imperio— pueden inyectarle las "condicionalidades del FMI" a estos bancos. Y también está la campaña imperial para desatar guerras.

El Financial Times de Londres del 20 de julio tiene un artículo titulado "Faltan BRICS (ladrillos en español) para construir un Cortafuegos" sacó la línea de que "si realmente el BRICS quiere suplantar al FMI, sería una maniobra dramática. Sin embargo, la realidad histórica y política sugiere que no se van a atrever". Específicamente, el Financial Times alega que van a prestar usando condicionalidades tipo FMI —lo cual negaron directamente los jefes de Estado del BRICS y Cristina Fernández de Argentina después de reunirse con ellos— y que el banco se va a dividir por las peleas en torno a esto.

El Wall Street Journal y el South China Morning Post, entre otros periódicos "financieros" promueven la misma línea. En otra columna, el mismo Financial Times hasta llega a sugerir que el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII) ¡es la causa de la reducción en el comercio entre China y Japón!

El Economic Times de India dice que "financieramente, la crisis del 2008 dejó a los gobiernos de las viejas potencias y sus bancos sumidos en deuda y activos tóxicos. Aunque ha habido un crecimiento lento en las economías emergentes y hay perspectivas alentadoras en algunas de las viejas potencias, son pocos los que dudan sobre la profundidad y permanencia de este cambio. Uno de los propósitos del Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) es simplemente reflejar esto... Y existe una verdadera necesidad de financiamiento, en particular en las áreas en que se enfoca el NBD, infraestructura y sustentabilidad. La brecha anual en gastos en infraestructura en los países en desarrollo es de más de un billón".

Entonces, se pregunta, ¿puede tener éxito? "El capital suscrito es de $50 mil millones de dólares, de los cuales $10 mil millones es capital pagado y el capital autorizado (es decir potencial) es de $100 mil millones. Poniendo esto en perspectiva, el capital suscrito en el Banco Mundial y el Banco de Desarrollo de Asia es de $223 mil millones y $162 mil millones respectivamente. Nacionalmente, el Banco de Desarrollo de China tiene activos que exceden el billón y el Banco de Desarrollo de Brasil $333 mil millones. Comparando con la brecha de financiamiento que los préstamos adicionales que le pudiera agregar a la mezcla el capital del NBD, esto no es más que una gota en el océano. Reconociendo esto, se han diseñado mecanismos para sacarle la vuelta a las restricciones de capital. A la vez de prestar hasta el 100% de su capital suscrito y reservas, el NBD pudiera crear también o gestionar "fondos especiales". Estos se financiarían y gestionarían por separado, con restricciones en su estructura y tamaño lo suficientemente vagos como para que se le permita bastante espacio de maniobra". Esto pone de relieve "la apertura hacia otros bancos de desarrollo nacionales" y también hacia el Banco Mundial.