LaRouche a Wall Street: "Es tu cochinada, trágatela tú"

24 de julio de 2014

24 de julio de 2014.- Llámenlo "Síndrome del Golfo Tonkin". Primero se inventa una mentira sobre un incidente o sobre su autoría para justificar una acción militar; después se intensifican rápidamente las hostilidades; y se echa a andar una guerra irreversible antes de que alguien tenga tiempo para pensarlo dos veces.

Esto es lo que el imperio británico hizo para arrastrar a EU al pantano de Vietnam. Es lo que fabricó Tony Blair con su "expediente marrullero" sobre las inexistentes armas de destrucción masiva de Saddam Hussein en Iraq, con Bush de remolque. Es lo que Obama y los británicos intentaron hacer de nuevo el año pasado con el supuesto ataque con armas químicas por parte del gobierno sirio, que fue desactivado al cuarto para las doce por la fuerte oposición dentro y fuera de Estados Unidos, buena parte de ella organizada por LaRouchePAC. Y es lo que el imperio británico desesperado y en quiebra, pretende hacer una vez más en torno al incidente del MH17 en Ucrania, con su precipitación hacia una confrontación termonuclear entre Estados Unidos y Rusia.

En las últimas 24 horas, han surgido obstáculos significativos a esta jugada británica de parte de varios círculos de inteligencia y militares de EU que se oponen a las provocaciones de Obama, al igual que el Presidente ruso Vladimir Putin y una Europa profundamente dividida, que se resiste a aceptar el aumento de las sanciones contra de Rusia.

Pero detener la guerra, por más deseable que esto sea, no elimina la fuerza motriz detrás de esta precipitación hacia una confrontación termonuclear.

"En la medida en que se acepte el fraude de Wall Street, con sus exigencias de pagos sobre una deuda muerta sin importar el costo en vidas humanas, se meten en la trampa", comentó hoy Lyndon LaRouche. "Si denunciamos como fraude sus $2 mil billones de dólares en falsos activos, entonces podremos quebrar al imperio británico y a sus compinches de Wall Street, y también hundir su campaña bélica. Es la única forma de romper la trampa".

"Vean el caso de Argentina", continuó LaRouche. "Lo que tratan de hacer los fondos buitre es imponerle a ese país, con el respaldo del juez federal Griesa y la Corte Suprema de los Estados Unidos, un fraude y un crimen. El papel que están tratando de hacer que se ejecute es fraudulento y no vale nada. Argentina no puede pagar y no va a pagar; no tienen ninguna obligación legítima de hacerlo. Toda Sudamérica está de acuerdo. Es un papel que nunca se va a pagar. No existe ninguna posibilidad de que los especuladores van a poder recobrar. Wall Street y la City de Londres simplemente van a tener que aceptar sus pérdidas".

"Así que le estamos enviando a Wall Street un mensaje simple: Es tu mierda; cómetela ", afirmó LaRouche.

"Tomen el caso parecido de Detroit, en donde los banqueros y los fondos buitre están destruyendo también esa ciudad; algunos de ellos son los mismos que están atacando a Argentina, tratando de cobrar sus activos sin valor. Eso también es un fraude y se tiene que parar. Estos tipos dicen que se les debe eso; bueno, nadie les debe nada. Lo que alegan es un mal chiste; están acabados; se acabó; nunca van a obtener nada. Sus reclamos no valen nada" dijo LaRouche.

LaRouche también destacó los otros papeles inservibles que están destruyendo la economía mundial, como los especuladores con materias primas. "Miren los mercados de granos. Miren la energía. Estos tipos también reclaman valores que no existen y están matando personas como resultado de esto. De hecho", agregó LaRouche, "necesitamos una propuesta general para un acuerdo entre naciones sobre lo que es y lo que no es valor real en la economía. Tenemos que forzar este tema si es que hemos de resolver la crisis. Afortunadamente, las naciones del BRICS han dado pasos vigorosos en esa dirección en su cumbre en Brasil de mediados de julio".

Con la decisión ayer del juez Griesa de no conceder la suspensión de la ejecución de la demanda de cobro depredador de los fondos buitre sobre Argentina, ese país enfrenta ahora como plazo el 31 de julio ya sea para pagar o enfrentar un incumplimiento. "Eso significa que se encendió la mecha" dijo LaRouche, "tanto de la bomba de la deuda argentina que puede detonar el sistema internacional entero como también de la escalada hacia el peligro de guerra. Ha llegado el momento de actuar".