No habrá ninguna catástrofe si Argentina incumple; son los buitres los que se van a quedar aislados

26 de julio de 2014

26 de julio de 2014 — Varios economistas argentinos están discutiendo el hecho de que si Argentina incumple, no va a ser el fin del mundo; sino todo lo contrario.

"Son los buitres los que se van a quedar aislados, desde una perspectiva internacional" dijo el economista anti FMI Aldo Ferrer. "Sus únicos amigos son algunos legisladores republicanos de extrema derecha y algunos otros [aliados] que residen en Argentina".

Pero, agregó, "debemos abandonar la idea de que si no hay un acuerdo el mundo se va a venir abajo. Argentina continuará funcionando, a pesar de los buitres". La nación tiene un "futuro promisorio" y un país que está creciendo, puede pagar, dijo. No se va a derrumbar.

Otros se hacen eco de este argumento. Agustín D'Attellis, un economista pro gobierno del grupo Gran Makro, dijo en Radio América que no existe razón para alarmarse. "La macroeconomía está sana" y el país puede pagar. Esto no es 2001, dijo, cuando Argentina estaba realmente devastada. Si hubiera un incumplimiento, habrá ciertas tensiones con el mercado negro del dólar, "donde hay un grupo pequeño de inversionistas sofisticados que manipulan ese mercado y obtienen enormes ganancias, pero el Banco Central tiene herramientas para manejar esto". Dijo que aunque no habrá el crecimiento que se esperaba en la segunda mitad del año, "no habrá un escenario preocupante de marcada contracción económica o pérdida de empleos o cosa parecida".

D'Attellis afirmó que detrás de las nefastas advertencias de catástrofe están los esfuerzos de los buitres y sus controladores por hacerse de "algo mucho más grande", crear un ambiente de miedo, "para presionar a Argentina a que negocie antes y después [del plazo del 30 de julio] e ir tras activos tales como la reserva de gas de esquisto y petróleo Vaca Muerta, al que los buitres le tienen echado el ojo".