Congresistas argentinos le dicen a sus homólogos de EUA: la soberanía viene antes que los especuladores

16 de junio de 2014

16 de junio de 2014 — Una delegación de 14 miembros del Congreso argentino, representando tanto a los partidos del gobierno como de la oposición, estuvo en Washington, DC, la semana pasada, a fin de organizar respaldo para la pelea que tiene que dar Argentina para derrotar a los especuladores "fondos buitre", por el bien común de su nación, y de todas las naciones.

El motivo específico del viaje es el de presentar el caso de Argentina en contra de los especuladores, antes de que la Corte Suprema de Justicia tome una decisión, que está programada para este lunes 16, sobre la apelación que hace Argentina contra el fallo de un tribunal inferior de Estados Unidos que ordena que Argentina le pague a todos los "fondos buitre" el valor total de los bonos del gobierno que esos especuladores compraron a centavos de dólar, después de que los bonos ya habían caído en incumplimiento.

Julián Dominguez, presidente de la Cámara de Diputados de Argentina, quien encabeza la delegación, dejó claro que ellos presentaron un mensaje mucho más amplio:

"Aquí no solo está en juego el rol de Argentina" dijo Domínguez; "también está en juego el rol de los Estados soberanos frente al sistema especulativo financiero internacional. No es un tema menor la defensa de los Estados como instituciones que garanticen la organización de los pueblos. Si renunciamos a esto, renunciamos a la política y aceptamos entregarle al sistema financiero internacional la conducción de los países".

Argentina defiende el rol de los Estados "como garantes de un nuevo equilibrio mundial y como garantía de un orden internacional más justo", destacó Domínguez.

Luego de ser arrinconada a la bancarrota en el 2003, en que la población pasó hambre y la nación se desintegraba, el Presidente Néstor Kirchner le dijo a los acreedores de Argentina que su país solo podía pagar el 35% de su deuda, porque la sobrevivencia la nación y de su población tenían prioridad sobre la deuda. Después de duras negociaciones, el 93% de los acreedores aceptaron esta realidad, y llegaron a un acuerdo con el gobierno. El 7% restante que se "resiste" y demanda que le paguen el total del valor de los bonos, son los fondos buitre que como le recordó hoy a la gente, Alex Kicillof, ministro de economía argentino, "son abogados y banqueros que tienen la intención de fundir a los países comprando títulos que no valen nada y tratando de obtener el valor pleno más intereses, más punitorios, y hacerse de una rentabilidad de 1,600%".

De este modo los miembros de la delegación que representaba diferentes partidos y puntos de vista, luego de las reuniones sostenidas con sus homólogos estadounidenses, se llevó "la certeza de que el camino elegido es uno que marcha historia, huellas, que es un camino nuevo que obligó a la comunidad jurídica internacional y a la política, a repensar una forma nueva de respetar el rol de los Estados como espacio y como garante del interés general de los pueblos", agregó Domínguez.

En los tres día que pasaron en Washington, DC, tuvieron enorme cantidad de reuniones con congresistas de Estados Unidos, con el gobierno de Obama, con funcionarios del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo, intereses empresariales, y con el presidente de la Jubilee Network de Estados Unidos, y un encuentro con organizadores de LaRouchePAC con su manta de los "cuatro puntos" afuera del edificio administrativo del Congreso.