Argentina se prepara para el 30 de julio; medidas para proteger la economía, la población lista

30 de julio de 2014

30 de julio de 2014 — En la cuenta regresiva para hoy 30 de julio, el término del período de gracia de 30 días en el cual Argentina va a tener que llegar a un acuerdo con los buitres o declararse en incumplimiento técnico, el gobierno ha indicado que está preparado, sin importar lo que suceda. La delegación del Ministerio de Finanzas estuvo en Nueva York y se reunió con el magistrado especial Daniel Pollack.

Como dijo hoy el jefe del Gabinete Jorge Capitanich, el funcionamiento económico de la Argentina es completamente "independiente del conflicto con los buitres". Después se refirió al hecho inequívoco de que la disponibilidad de reservas internaciones en el Banco Central está "garantizada" tanto por el superávit comercial del país como por la inyección de inversiones extranjeras directas, pero en particular debido a los acuerdos que se acaban de firmar con China. Entre estos se incluye no solo el arreglo de swaps (permutas) de divisas por $11 mil millones de dólares con el Banco Central de China, que tiene el fin específico de protegerse en contra de los ataques especulativos, pero también los acuerdos de inversiones chinas en grandes proyectos de infraestructura, como el complejo hidroeléctrico Néstor Kirchner-Jorge Cepernic, entre otros.

Según varios medios, el gobierno ha tomado también medidas, probablemente anticipadas, para proteger la economía y a la población, en el caso de un incumplimiento técnico y la consecuente guerra financiera, fuga de capitales etc. Entre esto se cuentan los esfuerzos por proteger el mercado interno y el consumo público y están trabajando a través de varios programas financiados por la federación para que continúen las inversiones en las obras públicas y en la creación de empleo.

Otra opción que se ha presentado es si Argentina pudiera arreglar una nueva permuta (swap) de bonos con los acreedores que estuvieran bajo las leyes argentinas en vez de las leyes estadounidenses. Un memorando escrito según se dice por la firma neoyorkina de Argentina, Cleary, Gotlieb, Steen and Hamilton, recomienda que la mejor opción para el país sería permitirle al tribunal que forzara un incumplimiento y después reestructurar inmediatamente los bonos de forma tal que los medios de pago y todos los aspectos relacionados ocurrieran "fuera del alcance de los tribunales de EU". Varios economistas consultados por el diario argentino Página 12 discutieron una opción que implicaba organizar los pagos a través de terceros países que han "mostrado solidaridad con Argentina" ya sea entre los países del Unasur (Unión de Naciones de América del Sur) o del BRICS.