Ha llegado el momento de sacar a Obama y de que EU participe de un nuevo sistema internacional

30 de julio de 2014

30 de julio de 2014 — Los logros fundamentales alcanzados en la cumbre del BRICS en Fortaleza, Brasil, seguido del ya retrasado rechazo a las tiranías sucesivas de Bush-Cheney y Obama, el pasado viernes 25, significa que depende ahora de nosotros crear un nuevo sistema monetario internacional basado en una norma de producción que le proporcione a la humanidad todos los medios necesarios para sobrevivir y prosperar.

Si bien la tarea inmediata para los próximos días es garantizar que el Congreso siga hasta sus últimas consecuencias sus acciones audaces del viernes y terminen el trabajo, enjuiciando políticamente al Presidente Obama y restableciendo la Glass-Steagall, antes de irse en receso, esto no hace más que sentar las bases para avanzar hacia un cambio radical fuera del sistema monetarista del imperio británico y su saqueo mortífero.

Lyndon LaRouche hizo un llamado el 28 de julio para que se convoque a una conferencia internacional en donde se aborden estas preguntas: ¿Qué es productividad, qué es la manufactura, qué es la creatividad humana? Y ¿cuáles son los requisitos esenciales para que sobreviva la humanidad? Explicó que claramente el primer paso es restablecer la Glass-Steagall. Después, tiene que haber un dialogo internacional serio para determinar una serie de normas universales que midan el valor real, tomando en consideración las necesidad urgentes de cada una de las partes del mundo.

El principio clave es la densidad del flujo energético. Tomando como base este principio, los participantes en la conferencia tienen que encontrar las respuestas a cómo satisfacer las necesidades de la humanidad en energía, gestión de recursos hídricos, producción de alimentos, mediante el desencadenamiento de los poderes productivos del trabajo. Esto no puede ser, enfatizó LaRouche, una mera gama o lista de temas.¿Qué necesita la humanidad para sostener el progreso del hombre en este sistema solar? Este es un desafío de alto nivel que puede abordarse considerando primero las iniciativas y logros actuales sobresalientes de naciones destacadas. ¿Qué es lo que está haciendo China, por ejemplo, en el campo de la colonización lunar? ¿Qué es lo que están haciendo India y China con respecto a lograr un avance fundamental en la fusión termonuclear? LaRouche enfatizó que no tenemos todavía las respuestas a estas cuestiones vitales. Esta es la razón de por qué es esencial convocar a una reunión de trabajo de los representantes destacados de las naciones descollantes para forjar un nuevo sistema con base en principios diferentes sobre la productividad.

Los avances consecutivos representados por la cumbre del BRICS y la revuelta en el Congreso de Estados Unidos del viernes en contra de la Presidencia de Obama totalmente desplomada, le abre el camino a una verdadera comunidad de principios entre Estados nacionales perfectamente soberanos, como lo concibió John Quincy Adams. Al hacer que un Estados Unidos sin Obama entre de lleno en el proceso iniciado en la cumbre del BRICS y con la creación de un Nuevo Banco de Desarrollo, podremos destruir el poder del imperio británico y el sistema oligárquico que ha dañado a la humanidad por siglos. No podemos perder este momento de oportunidad único.

Está claro que los británicos están totalmente conscientes de las consecuencias del desplome de la Presidencia de Obama, las acciones del Congreso y el proceso del BRICS. Han lanzado una campaña patética de difamación en contra del Presidente ruso Vladimir Putin con la esperanza de romper la colaboración que ahora existe entre las naciones más importantes de Eurasia y América del Sur. Atacar a Putin, como se ve en los ataques recientes publicados en la revista alemana Der Spiegel y la revista Time son totalmente incompetentes y van a fracasar.

Al completar el proceso de sacar a Obama de su cargo mediante medios constitucionales y con el restablecimiento de la Glass-Steagall, Estados Unidos va a poder una vez más asumir su lugar histórico entre las naciones soberanas prominentes de ese planeta, en tanto que emprendemos el desafío de forjar un nuevo sistema más justo con base en verdaderos principios científicos.