¿Qué está mal en este cuadro? Republicanos gritan que Obama trata de enjuiciarse el mismo con el fin de recabar fondos

30 de julio de 2014

30 de julio de 2014 — El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner (republicano por Ohio) se vio totalmente débil ante los ojos de todos en una conferencia de prensa en el Capitolio hoy, afirmando repetidamente: "No tenemos planes para hacer juicio político al Presidente. No tenemos planes para un futuro". Boehner, que salió con la idea ridícula de presentar una "demanda" en contra de Obama con el fin de desviar el sentimiento nacional cada vez mayor a favor del juicio político, justificando su patética posición con el argumento de que hablar de juicio político "es una estafa lanzada por los demócratas en la Casa Blanca. Todo este palabrerío de juicio político viene del mismo equipo del Presidente y viene de los demócratas en el Capitolio. ¿Por qué? Porque están tratando de mover a su gente para que dé dinero y vayan a votar en las elecciones de este año" dijo Boehner.

Del lado del Senado, el líder de la mayoría demócrata, Harry Reid (Nevada) del mismo modo empezó a parlotear sobre el juicio político ayer en el pleno del Senado, diciendo que "el pueblo estadounidense se opone por completo a esto, no deberíamos quedar fuera en esos temas del juicio político".

El llamado a juicio político, como se sabe, lo lanzó primero Lyndon LaRouche y el Comité de Acción Política de LaRouche (LaRouchePAC) debido a los múltiples delitos y faltas graves de Obama, entre otros la violación de la Constitución al lanzar guerras sin la autorización previa del Congreso.

La lógica torcida de Boehner sigue la línea de declaraciones similares del fin de semana del presidente de la bancada republicana en la Cámara de Representantes, el congresista Steve Scalise (republicano por Louisiana) y el congresista Steve Stockman (republicano por Texas) y fue imitada por el animador derechista Rush Limbaugh, quien afirmó que "el [Obama] en realidad está tratando de acicatear a los republicanos en la Cámara de Representantes para que lancen el juicio político. Tratando realmente, quiero decir, con todo. Esto se ha vuelto obvio. Es tan obvio que no está engañando a nadie".

La Casa Blanca de Obama se ha dado cuenta también de que ellos le pueden sacar tajada al juego dado que, están convencidos, los republicanos no tienen ninguna intención seria de enjuiciar políticamente a Obama. El Comité de Campaña Demócrata al Congreso recabó en cuatro días unos $2.1 millones de más de 114,000 contribuyentes, la "mejor recaudación en cuatro días" del comité en este ciclo electoral, según el Washington Post. La andanada de correos electrónicos que envió el comité para solicitar esos fondos obligó a los demócratas a que aportaran algo de efectivo porque los republicanos en la Cámara de Representantes querían hacer juicio político a Obama.

Sin embargo, la realidad política, tiene su forma de imponerse a este tipo de sofistería (bipartidista). Una alta fuente en Washington comentó anoche que la Casa Blanca y los recaudadores de fondos demócratas estaban cometiendo un error grave, calculando que el juicio político nunca iba a poder ni siquiera iniciarse, así que podían usarlo como el ogro. Sin embargo, la población desprecia a Obama y bien podrían patear el tablero. De lo que tienen que darse cuenta los demócratas que quieran permanecer en su cargo después del 2014 y 2016 es que su mejor opción para lograrlo es garantizar que Obama sea sacado de su cargo, ahora.