Continúa el viraje del Presidente de Sudáfrica Zuma hacia Putin

2 de septiembre de 2014

31 de agosto de 2014 — El Presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, se encuentra ahora en Moscú en una visita de trabajo sorpresa de seis días, continuando con su acercamiento hacia Moscú, justo cuando Londres y Washington intentan aislar al Presidente ruso, Vladimir Putin, con el pretexto las mentiras sobre la crisis en Ucrania. Putin le dio un informe a Zuma sobre la crisis en Ucrania y analizaron también la situación en Siria.

Según el comunicado dado a conocer por la Presidencia sudafricana el 28 de agosto —después de que se había iniciado la visita de Zuma— Putin "solicitó la ayuda y apoyo de Sudáfrica para cuando Rusia asuma el liderato del BRICS el próximo año" y Zuma "solicitó el apoyo de Rusia en la instrumentación de las prioridades del nuevo gobierno en torno a la prestación de servicios básicos como agua, drenaje, energía, educación, agricultura y turismo". Zuma "también planteó el tema de la repatriación de los héroes sudafricanos caídos que están enterrados en Rusia, entre ellos Ivor David Jones, J.B. Marks y Moses Kotane" una medida sumamente simbólica.

El periódico sudafricano Mail & Guardian del 28 de agosto consideró que la visita del Presidente Zuma es equivalente a la sorpresiva visita del Presidente Nixon a China. M&G explicó que ambas fueron acciones inesperadas, y que la visita de Zuma pudiera representar, como fue en el caso de Nixon, un cambio en el rumbo. Pareciera que Sherlock Holmes, con todos sus aparejos y lente de aumento por fin está cayendo en cuenta.

La oposición en Sudáfrica, manejada por los británicos, intenta organizar otros "ocho días de septiembre", es decir, repetir el proceso con el cual sacaron ilegalmente de su cargo al Presidente Thabo Mbeki. En el caso de Zuma, los ataques están organizados en torno a dos escándalos de corrupción. La versión de News24's del 29 de agosto sobre Zuma dse titula, deseando que fuera cierto, "¿Es éste el principio del fin de Zuma?".

Mientras tanto, el Fondo Mundial por la Naturaleza, capítulo Sudáfrica (WWF-SA) acaba de comisionar dos informes nuevos sobre energía renovable para atacar la política energética de Zuma. La línea del WWF-SA, de manera predecible, es que Sudáfrica no debería invertir más en carbón o energía nuclear, y debería invertir en energía solar o eólica a la vez que mejora la "eficiencia energética".