Marina Silva: la candidata de la monarquía británica en Brasil en contra del BRICS

4 de septiembre de 2014

3 de septiembre de 2014.- La decrépita monarquía británica piensa que han encontrado una estrategia para sacar a Brasil del BRICS, reimponiendo las políticas económicas que han reducido a Europa y los E.U. a escombros y desatando una "revolución de colores" que desmiembre a Brasil por completo. De las cenizas del avionazo aún inexplicable en donde murió el candidato presidencial del PSB Eduardo Campos el mes pasado, pudo imponer exitosamente la monarquía a la mascota de la escuadra de choque ambientalista de la WWF del príncipe Felipe, Marina Silva como la candidata presidencial del PSB. Las recientes encuestas electorales muestran que Silva obtendría el primer o segundo lugar en la primera ronda electoral de octubre en contra de la Presidenta Dilma Rousseff y pudiera ganar en una segunda ronda electoral.

Si Silva ganara, se acabaría la participación de Brasil en el programa BRICS. Maria Silva, ex ministra del Medio Ambiente, fue escogida hace años como un proyecto de la monarquía británica. En octubre de 2008, el príncipe Felipe personalmente le otorgó a Silva la medalla al mérito Conservacionista Duque de Edimburgo, por su labor en entregar grandes porciones del territorio amazónico de Brasil a la WWF (siglas en inglés del Fondo Mundial para la Vida Silvestre) y otros intereses privados, con el proyecto Áreas Protegidas de la Región del Amazonas (APRA). Cuando el gobierno británico invitó a Silva a ser una de los ocho portadores de la antorcha en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos en el 2012 en Londres, el ministro del Deporte brasileño Aldo Rebelo simplemente respondió: "Marina siempre ha tenido buenas relaciones con las casas reales de Europa y la aristocracia europea. Nosotros no podemos decidir a quien invita la familia real".

La otra base de apoyo importante de Silva —aparte de los grupos evangélicos conservadores a los cuales pertenece— son los multimillonarios brasileños. Después de ganar el 10% de la votación en las elecciones presidenciales del 2010 en la boleta del Partido Verde, con el multimillonario Guilherme Leal como su candidato a vicepresidente, el amigo cercano de Leal, el presidente de la WWF en Brasil, Alvaro de Souza, se puso a la cabeza de la comisión de finanzas de la campaña y el director de los socios en Brazilinvest de Lord Rothschild, Fernando Garnero, se unió a la campaña del Partido Verde para poner a Silva en manos de la milmillonaria Maria Alice Setubal, quien le ayudó a establecer la "Red de Sustentabilidad" [Rede Sustentabilidade] como la plataforma para lanzarla a las elecciones del 2014. En un artículo reciente para promover a Silva (27 de agosto) la revista Forbes destaca a "Neca" Setubal, heredera de la familia propietaria del Banco Itau, el banco privado más grande de Brasil, y coordinadora de la campaña actual de Silva, como posible jefa de gabinete o ministra, si Silva gana. Mencionan las garantías que dio Setubal de que Silva "está rodeada de gente que entiende los mercados y que está comprometida a ganarse la confianza del establecimiento financiero".

La plataforma electoral de Silva promete:

** Sacar a Brasil de la dinámica del BRICS a favor de acuerdos de libre comercio con el moribundo sistema europeo y de Estados Unidos y promete hacer que el MERCOSUR (el Mercado Común del Sur) se someta a la Asociación Transpacífica.

** Retorno a la fracasada economía de mercado financiera de disciplina fiscal, atacando la inflación, un tipo de cambio flotante y una estricta autonomía del Banco Central; el establecimiento de un Consejo de Responsabilidad Fiscal "independiente" que supervise los gastos del gobierno; reducciones a la protección a la industria doméstica y depender de los intereses privados para construir infraestructura.

** Imposición del genocidio verde de la corona británica con la promoción de agricultura de "bajo carbono", reducción del consumo de combustibles fósiles, biocombustibles de fuentes solar, eólica, del oleaje y energía geotérmica, no nuclear. Cuando Silva se enteró después de que se había dado a conocer el 28 de agosto su plataforma, que aún contenía un apoyo a la energía nuclear que había incluido en el programa electoral su ahora difunto compañero de fórmula Campos, su campaña publicó una "corrección" en menos de 24 horas quitando todo apoyo a la energía nuclear.