LaRouche: Es hora de ponerse serios para botar a Obama y a Boehner

5 de septiembre de 2014

5 de septiembre de 2014 — El miércoles 3 de septiembre, veinticuatro horas antes de la Cumbre de Jefes de Estado de la OTAN en Gales, el Presidente Obama andaba corriendo por todos lados en Estonia haciendo declaraciones absolutamente provocadoras y desquiciadas en contra de Rusia. En lo que solo se puede describir como una demostración clínica de su total desconexión con la realidad, Obama lanzó una diatriba, durante su discurso en Tallinn, en contra del "asalto descarado" de Rusia en contra de Ucrania y a renglón seguido dijo: "Las protestas en el Maidan en Ucrania no estuvieron encabezadas por neonazis o fascistas. Estuvieron encabezadas por ucranianos, hombres y mujeres comunes y corrientes, jóvenes y viejos que estaban hastiados de un régimen corrupto y querían compartir el progreso y prosperidad que han visto en el resto de Europa. Y ellos no participaron en una toma armada del poder...".

Pasó luego a señalar a Rusia, en particular, y salió con la mentira de que "no fue el gobierno de Kiev el que desestabilizó el este de Ucrania. Han sido los separatistas prorrusos, fomentados por Rusia, financiados por Rusia, entrenados por Rusia, abastecidos por Rusia y armados por Rusia. Y las fuerzas rusas que se han movido ahora dentro de Ucrania no lo hicieron en una misión humanitaria o pacificadora rusa. Son fuerzas de combate rusas con armas rusas en tanques rusos". Después de exaltar el éxito de la economía europea, Obama alegó que las sanciones impuestas en contra de Rusia han devastado a la economía rusa, y que Rusia está totalmente aislada.

En el terreno, la realidad en el este de Ucrania constituye un mayor desafío a la "realidad" para Obama y los demás jefes de Estado de la OTAN reunidos en Gales desde el 4 de septiembre. Las fuerzas ucranianas han sido totalmente derrotadas en los últimos combates. Se calcula que unos 7,000 soldados ucranianos del ejército y las milicias están rodeados ahora en varias partes del este. El miércoles por la mañana, el Presidente Vladimir Putin habló por teléfono con el Presidente ucraniano Petro Poroshenko. Después de la llamada, tanto el gobierno ruso como ucraniano dieron a conocer declaraciones en donde afirmaban que ambos jefes de Estado habían discutido parámetros para un cese al fuego de largo plazo y una resolución sobre el estatus de las provincias del este de Ucrania. Putin le dijo a RIA Novosti que él esperaba que la reunión del viernes del Grupo de Contacto en Minsk, Bielorrusia, llegara a acuerdos definitivos.

La negativa sicótica de Obama a ver la realidad en torno a la situación en Ucrania es comparable a la de los británicos, quienes presentaron una propuesta final para la cumbre de la OTAN para crear una fuerza de respuesta rápida de 4,000 hombres dirigida por los británicos, a ser desplegada en contra de Rusia en menos de 8 horas. Es más, los países de la OTAN llevarán a cabo una serie de maniobras durante todo el mes de septiembre —en el oeste de Ucrania, el Mar Negro y el este de Europa— todas bajo el paraguas "Resolución Atlántica". Las maniobras en el Mar Negro, etiquetadas "Brisa Marina" se van a llevar a cabo entre el 8 y 10 de septiembre e involucrarán barcos de la armada de Estados Unidos y de cuatro países europeos de la OTAN. El barco estadounidense será el USS Ross, el segundo destructor con defensa antimisiles AEGIS desplegado a Rota, España.

Lyndon LaRouche declaró el miércoles 3 que la OTAN está bajo la dirección de los británicos y son sumamente vulnerables. "Más vale que no ataquen, porque Rusia va a responder, y la respuesta no será la que esperan los británicos".

La verdad es que no hay base alguna para una paz perdurable mientras Obama y Boehner estén en el poder en Estados Unidos. El Congreso tiene toda la evidencia que requiere para empezar de inmediato el proceso de juicio político contra Obama el 8 de septiembre, cuando la Cámara de Representantes y el Senado regresen a Washington, en el 92 cumpleaños de Lyndon LaRouche. Ningún Congreso que se respete puede tolerar que Boehner continúe como Presidente de la Cámara de Representantes, así como tampoco ningún Congreso que se respete puede dejar de enjuiciar políticamente a Obama. Esta es la realidad y es hora de hacerle frente. Obama ha estado haciendo ostentación de su rechazo al Artículo 1, Sección 8 de la Constitución y a la Resolución sobre Poderes de Guerra, al enviarle seis cartas al Congreso sobre el creciente despliegue en Iraq, alegando en cada ocasión que la carta es suficiente para refrendar otros 60 días de acciones militares estadounidenses sin la autorización del Congreso. Esto en sí mismo es un delito y falta grave que lo hace merecedor de su salida al instante.

La economía de EU prácticamente ha sido arrasada por las políticas de Obama. La última crisis en los estados de las praderas, en donde el transporte ferroviario de carga, propiedad del promotor de Obama, Warren Buffett y de otro compinche fondo especulativo, están amenazando con acabar con la cosecha de trigo de este año, al negarse a transportar el grano al mercado. En partes del cinturón granelero, el trigo se ha estado pudriendo en los silos por cuatro meses, ya que los vagones de carga transportan petróleo de los campos de fracturación hidráulica en la región.

¡Si queremos evitar una extinción termonuclear o una desintegración total de la economía de Estados Unidos, unámonos a la campaña para enjuiciar políticamente a Obama y sacar a Boehner ahora!

La realidad también se está imponiendo en Asia en donde Helga Zepp-LaRouche continúa con su exitosa gira por China. El miércoles, Helga apareció en un programa de horario estelar en un panel de tres personas en el canal de televisión chino en inglés (CCTV) en conmemoración del 3 de septiembre, día en que acabó la guerra en el Pacífico con la derrota del fascismo durante la Segunda Guerra Mundial. Helga presentó un mapa claro de los avances claves de las naciones del BRICS, la asociación estratégica Rusia-China, el Banco de Inversiones en Infraestructura en Asia, el Nuevo Banco de Desarrollo y la Nueva Ruta de la Seda de Xi Jinping. Advirtió que el sistema financiero occidental se encamina hacia un crac total en un futuro muy inmediato, que todas las políticas que se han seguido después de la crisis de septiembre del 2008 no han podido acabar con el desastre de los bancos "demasiado grande para quebrar" y que todos esos bancos son ahora 40 por ciento más grandes y se encaminan hacia una total explosión. Destacó que las políticas económicas del gobierno de Shinzo Abe en Japón se han alineado con Wall Street y Londres y que están perdidas, en marcado contraste con la perspectiva de financiamiento de proyectos de los BRICS.