El Instituto Schiller participa en un acto de la Nueva Ruta de la seda para recibir un convoy de China que llegó a Berlín

7 de septiembre de 2014

6 de septiembre de 2014 — Este viernes en la mañana, la agencia de noticias china Xinhua organizó un evento en Berlín, para presentar la llegada a la capital alemana de un equipo chino que viajó en un convoy integrado por 10 vehículos VW Tiguan hechos en China, que salieron de Xian y recorrieron 8000 kilómetros, haciendo todo el recorrido de la vieja Ruta de la Seda hasta Alemania, para subrayar que, como dijo el Presidente Xi Jinping, China y Alemania son las economía más fuertes del mundo, y la Nueva Ruta de la Seda es el "cinturón económico" que conecta los dos extremos de Eurasia. Así lo planteó en la apertura del evento el director de la sección de Alemania de la agencia china Xinhua, Ban Wei, así como Meng Fanzhuang, jefa del departamento de economía de la Embajada de China en Berlín, quien fue la primera persona en hacer uso de la palabra. Un antepasado de Ban Wei, el general Ban Zhou del ejército de la dinastía Han, fue quien estableció el comienzo de la Ruta de la Seda en el año 73 AD, luego de la conquista de las regiones noroccidentales de lo que es hoy China.

El segundo orador fue Rainer Apel, del Instituto Schiller de Alemania, [1] y el único alemán que habló en este evento. Apel presentó la campaña que por 20 años viene haciendo el Instituto Schiller por la Nueva Ruta de la Seda como una gran misión para toda Eurasia, para asegurar la paz y la cooperación luego de la caída de la Cortina de Hierro, como antesala a un mundo sin conflictos y guerras. Dijo que este fue un evento histórico, además porque fue el primer evento verdaderamente público sobre la Nueva Ruta de la Seda aparte de las conferencias que durante años ha hecho el Instituto Schiller, e informó que en estos mismos días han recibido en China a Helga Zepp-LaRouche como la "Dama de la Ruta de la Seda", en un destacado programa de la televisión china CCTV. El Instituto. [2] El Instituto Schiller, explicó Apel, ha considerado siempre que el Puente Terrestre Eurasiático y la Nueva Ruta de la Seda la única forma en que la economía global puede regresar a los principios en que la actividad del hombre está al servicio de la humanidad y del bien común, para dar marcha atrás al modelo decadente de la economía occidental.

La Nueva Ruta de la Seda no es solo una carretera, sino un corredor de desarrollo, o como lo señaló Xi Jinping, un cinturón económico, con asentamientos industriales y residenciales, con centros de investigación y de cultura.

La reacción de los participantes chinos en el público en particular (varias agencias noticiosas, algunos investigadores que viven en Berlín, miembros de la Sociedad de Amistad Germano-China) expresaron sus simpatías con la presentación e hicieron muchas preguntas sobre el Instituto y las actividades de Helga Zepp-LaRouche. Pero también los participantes alemanes del público se mostraron entusiasmados, en particular con el señalamiento de Apel, en el sentido de que hoy, Alemania puede aprender de China como realizar proyectos en pocos años y no arrastrarlos durante 20 o 30 años, si acaso. Un organizador de turismo joven de Hamburgo dijo que la ciudad ha sufrido muchos contratiempos económicos, debido a los ambientalistas que han impedido la profundización de la boca del Río Elba, de modo que las nuevas generaciones de barcos con contenedores no pueden entrar al puerto de Hamburgo.

Luego se dieron dos discurso más, uno de Ding Wang, profesor de la Universidad Sun Yat-Sen de Guangzhou, quien se enfocó en el trabajo conjunto de los arqueólogos alemanes y chinos que comenzó en la década de 1930, sobre la antigua Ruta de la Seda en el noroeste de China. El otro discurso fue un informe muy animado sobre el viaje del convoy de las camionetas VW Tiguan desde Xian hasta Berlín. Ban Wei, el organizador del evento, dijo al concluir que "¡lo que necesita ahora la Nueva Ruta de la Seda son proyectos concretos!"