¡Feliz cumpleaños, Lyndon LaRouche!

9 de septiembre de 2014

9 de septiembre de 2014 –- La mejor forma de celebrar el 92 cumpleaños de Lyndon LaRouche que ocurrió ayer, sería ¡sacar ese montón de piedras de Obama de la Casa Blanca, y también sacar a Boehner! Seguidamente podremos iniciar el más grandioso renacimiento que nunca haya conocido la humanidad, el cual ya comenzó en China, en gran medida gracias a la pelea que toda su vida ha dado el señor LaRouche para destruir al imperio británico y desarrollar a la humanidad a imagen de Prometeo. Los más recientes acontecimientos en torno al programa espacial de China, [1] y la conferencia internacional de las naciones del BRICS en Fortaleza, Brasil, atestiguan esta victoria.

Ya es hora de que Estados Unidos honre a su ciudadano más prominente y se una al BRICS por un nuevo sistema económico mundial, y que pregone el final de Zeus y de sus guerras destructivas, por una mejor humanidad. Esa es la opción que tenemos, y recientemente el señor LaRouche le hizo un llamado a Bill Clinton [2] para que de un paso al frente y congregue a Estados Unidos y lo lleve hacia este nuevo sistema. En las condiciones actuales solo él tiene la capacidad de hacer esto.

El sistema financiero transatlántico está en bancarrota, y Wall Street ya no tiene ningún poder sobre el desarrollo físico y científico de las naciones del BRICS y sus aliados. Tampoco debería tener poder sobre el pueblo de Estados Unidos, y esto quiere decir que hay que sacar a Obama para despejar el camino para restaurar un gobierno que funcione y la integridad de la nación y de sus principios. John Boehner debe renunciar por encubrir los crímenes de Obama. Estos líderes fracasados y otros en el Congreso, están demostrando que no tienen agallas o la cualidad mental que se necesita para defender a la nación y a su población. Ellos están pensando simplemente en su interés propio, y en la comodidad de "seguir la corriente para quedar bien", mientras que Lyndon LaRouche está dedicado a crear el futuro. Esta falta de líderes valerosos y que trabajen por el futuro es la razón por la cual nuestra nación se ha colapsado completamente. En respuesta a una pregunta en su videoconferencia del viernes 5 de septiembre, [3] sobre el papel correcto del gobierno, LaRouche se refirió al fundamento apropiado de la identidad humana individual orientada hacia una misión dedicada al bienestar futuro:

"Es el descubrimiento de uno mismo, descubrirnos verdaderamente. Entender cuál es la misión que tenemos en la vida... ¿Acaso quieres ser un objeto que flota en el espacio? O quieres tener una misión, que es más poderosa de lo que tú eres, y que garantizará que lo que hagas, va a ser más importante que cualquier cosa que hayas conocido antes. Es el momento de darse cuenta del yo propio, cuando el reconocimiento del yo propio decide ahora definir lo que importa de sí. De modo que ahora obedeces a lo que tú sabes es lo más importante que podrías saber, y te aferras a eso. No te doblegas, no te quiebras. Estás comprometido a alcanzar esa meta, y dejas que esa meta te consuma. Dejas que esa meta te consuma, y te regocijas en esa vivencia".

Esta ha sido la base del liderato de LaRouche que constituye un marcado contraste con casi todos los individuos que forman parte de la escena política hoy. Y es así con respecto a todos los grandes líderes de la historia. Debemos recuperar la misión inmortal con la que se fundó nuestra nación, Obama debe ser lanzado al basurero de la historia, y Estados Unidos debe ser de nuevo un pilar moral para el mundo. Actuemos todos con esta identidad histórica, enjuiciemos políticamente a Obama, y ¡aseguremos la victoria para el futuro!