Presidenta de Argentina celebra el voto de la ONU en contra de los buitres: "Necesitamos menos buitres y más palomas en el mundo

12 de septiembre de 2014

Presidenta de Argentina celebra el voto de la ONU en contra de los buitres: "Necesitamos menos buitres y más palomas en el mundo"

11 de septiembre de 2014 — En una muestra de apoyo abrumador, la Asamblea General de la ONU votó el 9 de septiembre a favor de respaldar una resolución propuesta por el grupo del G-77 + China, a instancias de Argentina, con el fin de establecer una convención internacional que regule las reestructuraciones de deudas soberanas y evite las guerras financieras y sabotajes como los que los fondos buitre depredadores han dirigido en contra de la exitosa reestructuración de Argentina de su deuda 2005 y 2010. En una votación histórica, 124 naciones votaron a favor, 44 se abstuvieron y 11 votaron en contra, entre ellos Estados Unidos y Japón.

Así que, Barack Obama se pone de lado del cabecilla del fondo buitre multimillonario de la reina británica, Paul Singer y su Elliott Associates y NML Capital, en contra de la raza humana.

En un discurso televisado nacionalmente anoche, una muy feliz Presidenta Cristina Fernández de Kirchner le dijo a sus conciudadanos que "todos debemos de sentirnos muy orgullosos" de este gran "éxito diplomático... que no es solo de Argentina sino más bien de todas las naciones dignas que defienden los derechos de sus pueblos". Dándole las gracias a los que apoyaron la medida —en particular destacó el liderato del G-77 + China— e incluso a los que se abstuvieron "debido a sus compromisos", la Presidenta de Argentina se refirió después directamente a los once países que votaron en contra:

"Algún día comprenderán que necesitamos un mundo equilibrado, justo y con más palomas y menos buitres. Los grandes países podrían haber mirado para otro lado, pero saben que de estas cosas depende el futuro, no de la Argentina, sino del planeta", señaló.

La Presidenta Fernández apeló también a la oposición política en el Congreso para que "repensara" su oposición al proyecto de ley  para el Pago Soberano de la Deuda Externa, dada la importancia de la "histórica" votación en la Asamblea General de la ONU, que provino, dijo, de "los habitantes de este planeta, desde distintos credos, latitudes e historias, pero con el mismo sentido común de la justicia" y que lo hicieron "votando por la dignidad".