Lyndon LaRouche: ¡Ya es hora de sacar a Obama de su cargo!

17 de septiembre de 2014

17 de septiembre de 2014 — El Presidente de China, Xi Jinping, está haciendo un recorrido por la Ruta Marítima de la Seda rumbo a la India, a donde llegó hoy miércoles 17, estará tres días y tendrá importantes reuniones con el primer ministro de India, Narendra Modi. Para expresar la magnitud de la asociación entre China e India, el primer ministro Modi le dijo a un grupo de periodistas chinos en Nueva Delhi el día anterior (y luego envió un comentario por Tweet): "¡Si tengo que expresar el potencial de los vínculos entre China y la India, diré que es INCH [por India y China, pero que en inglés significa "pulgada"] hacia MILES!" [que en inglés significa "millas", y son las siglas de Milenios de Excepcional Sinergía].

"La aritmética y la química de nuestras relaciones me convencen de que juntos podemos escribir la historia", le dijo a los periodistas chinos, y agregó:

"Cuando India y China fortalecen sus relaciones, casi el 35 por ciento de la población del mundo se acerca más y sus vidas cambiarán de manera cualitativa. Aritméticamente, cuando India y China ganan, un porcentaje significativo de la población del mundo gana. Nuestra relación trasciende la simple aritmética".

Mientras que Modi se preparaba para recibir a Xi Jinping, el Presidente de India, Pranab Mukherjee, estaba en Vietnam elogiando al nuevo primer ministro indio por crear una atmósfera favorable para la India a nivel mundial.

Este martes Lyndon LaRouche señaló que es imposible sobrestimar el significado de estos logros que se están desarrollando [1] entre India, China, Rusia, los otros países del BRICS y demás naciones alrededor del mundo, que se están aliando con este nuevo sistema. Es desde este punto de vista que debe ser más obvio el por qué hay que sacar al Presidente Obama de su cargo de inmediato.

Mientras Obama se mantenga en la Presidencia, Estados Unidos estará encerrado en un sistema imperial muerto que solo tiene una opción: provocar una guerra mundial. Si sacamos de su cargo, de modo seguro, a Obama por medio de un juicio político o lo obligamos a renunciar, Estados Unidos se puede reagrupar en torno a una nueva Presidencia —donde destaca Bill Clinton como figura prominente— y unirse a China, Rusia e India, y a otras naciones aliadas, para forjar un sistema global a imagen de la comunidad de principios de John Quincy Adams entre naciones perfectamente soberanas.

China y Rusia han reconocido plenamente la amenaza de una guerra proveniente de las fuerzas desesperadas del imperio británico. Uno de los periódicos chinos más importantes a nivel nacional, el Global Times, publicó un editorial titulado "En tanto exista la posibilidad de una tercera guerra mundial, China necesita prepararse".

De manera parecida, el vocero de la Duma estatal rusa hizo declaraciones públicas al comienzo de la sesión de otoño, advirtiendo que el hecho de que la OTAN esté armando al gobierno de Ucrania es una señal clara de que se mueve hacia la guerra.

Mientras tanto, el general Breedlove, comandante de la OTAN, estuvo esta semana en Washington, donde siguió con las amenazas contra Rusia, y acusó a Moscú de librar una "guerra híbrida" en todo país donde haya una minoría rusa, e hizo un llamado para que la OTAN implemente el nuevo artículo 5 (sobre seguridad colectiva) para adoptar medidas para contrarrestar a Rusia directamente. La OTAN continúa con una serie de maniobras provocativas a lo largo de la frontera rusa, incluyendo en el occidente de Ucrania y en Letonia, mientras que unidades del Ejército de Estados Unidos ya comenzaron a llegar a Estonia.

Toda esta desesperación, bloffeo y fanfarroneada en favor de la guerra, se elimina en un instante sacando a Obama de su cargo. Al menos algunos senadores de Estados Unidos estaban bien escépticos ante el supuesto plan de guerra de Obama contra el Estados Islámico. Quien lidera a este grupo es el senador Manchin de Virginia Occidental, [2] quien con gran orgullo le dijo a CNN que el votará "NO" al proyecto de ley de financiamiento para entrenar y dar armas a los rebeldes sirios en Arabia Saudita. Este es un momento clave para lograr que las 28 páginas del informe sobre el 11 de septiembre se publiquen. [3] Todo esto se tiene que mover hacia lo más importante:

¡Sacar a Obama de su cargo de inmediato!