Helga Zepp-LaRouche en Radio Internacional de China: 'La Nueva Ruta de la Seda es la mejor política en el planeta'

24 de septiembre de 2014

24 de septiembre de 2014 — La fundadora del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, concedió esta entrevista al programa "Gente que Sabe" de Radio Internacional de China [http://english.cri.cn/7146/2014/09/04/3621s842967.htm] el 4 de septiembre de 2014, durante su reciente visita a China. El anfitrión es Zheng Chenguang.


Zheng Chenguang: El mundo experimenta ahora algunos cambios profundos. En ninguna parte son más prominentes estos cambios que en el orden financiero global, además de la seguridad regional y del mundo.

Ahora los países del BRICS están tomando la iniciativa para fundar su propio banco de desarrollo, ya que las reformas de la estructura gobernantes del FMI y del Banco Mundial todavía dejan mucho que desear.

La infame escalada del EIIS [Estado Islámico de Iraq y Siria] en Iraq, que ha atraído a un gran número de combatientes de occidente, notablemente de Gran Bretaña, Estados Unidos, Australia y Bélgica, ha dado lugar a que el Presidente Obama de Estados Unidos, ordene ataques aéreos para detener su avance más extenso, mientras Gran Bretaña se ha convertido en el primer país occidental desarrollado en elevar los niveles de seguridad en su propio territorio.

En Ucrania, la intromisión de la OTAN dirigida por EU ha provocado una fuerte reacción de Rusia. A partir del miércoles [3 de septiembre], Rusia y Ucrania han llegado a un acuerdo de cese al fuego de largo plazo en la lucha en Ucrania oriental, pero el futuro todavía está lejos de ser seguro.

En el Mar Oriental de China, la creciente insistencia de la presencia militar de Japón los ha colocado en una posición de enfrentamiento con China.

Entonces, ¿qué riesgos plantean estos problemas sumamente fluidos a la seguridad regional y global? ¿Cómo podemos contener la crisis potencial que surge de ellos?

Usted estuvo aquí hace casi medio año. Cuéntenos, ¿qué ha estado haciendo en los últimos seis meses, en especial con el Instituto Schiller?

Zepp-LaRouche: Bien, en estos seis meses han ocurrido acontecimientos extraordinarios. En mayo se realizó la importantísima cumbre estratégica entre el Presidente Xi Jingping y el Presidente Putin en Shangai, y luego, en julio, la igualmente importante cumbre del BRICS en Brasil, a la que le siguió una cumbre entre los países del BRICS y los jefes de estado de Latinoamérica. Y lo que ha surgido a partir de esta serie de reuniones es un acontecimiento formidable, a saber, la formación de un nuevo orden financiero y un nuevo sistema económico. Y esto es extremadamente importante, porque ha dado una tremenda esperanza a muchas otras naciones para por fin dirigirse hacia la clase de desarrollo que está en su interés propio. Como, por ejemplo, Egipto: el nuevo gobierno de el-Sisi está haciendo un nuevo ensanchamiento del canal de Suez; están construyendo complejos agroindustriales, nuevas ciudades, una planta nuclear en la costa para energía e irrigación.

También muchos otros países ya están construyendo proyectos; por ejemplo, China está ayudando a Nicaragua a construir un segundo canal transoceánico a través de Nicaragua. Muchos países han acordado cooperar con China, Rusia e India en el desarrollo de la energía nuclear. Es como si estuviera ocurriendo una tremenda revolución, donde países que habían sido intimidados por el FMI y el Banco Mundial a no hacer estas cosas y cumplir toda clase de condicionalidades, de alguna manera dicen: "No, ya no tenemos miedo, ahora por fin estamos haciendo lo que es de nuestro propio interés".

¿Qué ha estado haciendo el Instituto Schiller en este período? Antes que nada, nosotros estamos muy felices, porque si usted mira nuestros anteriores informes desde las décadas de 1970 y principios de los 1980, todos estos son proyectos que estaban en nuestros libros, y ahora, ¡se están realizando! Estábamos tan entusiasmados con la Nueva Ruta de la Seda, con los países del BRICS, y lo que hemos estado tratando de hacer es convencer a Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, para que se unan al BRICS y apoyen este desarrollo en lugar de oponerse al mismo. Afortunadamente, hay alguna esperanza de que eso sea posible, porque, por ejemplo, la industria alemana en este momento quisiera unirse a estos acontecimientos.

Nuevas instituciones financieras

Zheng: Usted señaló el establecimiento de algunas nuevas instituciones financieras globales como uno de los mayores acontecimientos en los últimos seis meses, y yo asumo que usted está hablando acerca del BAII [Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura] en Asia y del NBD [Nuevo Banco de Desarrollo] del BRICS a nivel mundial. Pero, ¿cómo vería la factibilidad, y en especial hablando financieramente, para que estos bancos realmente comiencen a caminar? El FMI y el Banco Mundial han existido durante varias décadas; ¿cómo vería usted las relaciones futuras entre las instituciones financieras encabezadas por los países del BRICS y todas estas instituciones ya establecidas?

Zepp-LaRouche: En primer lugar, muchas personas en Europa y Estados Unidos señalan que los llamados bancos "demasiado grandes para quebrar" hoy están más quebrados que en 2008, antes de la crisis de Lehman Brothers. Ellos tienen 40% más deuda, tienen derivados financieros pendientes por dos mil billones de dólares, que es una suma tan increíblemente grande que nunca se podrá pagar. Estos bancos están en muy mal estado. Los críticos del BAII y el NBD dicen que son muy chicos, que toma mucho tiempo, que quién pagaría todo esto. Pero ese es un pensamiento equivocado, porque son los gobiernos soberanos los que crean crédito para la producción. Y lo que es muy bueno en cuanto al BAII y el NBD es que están dedicados por completo al financiamiento de proyectos, no a la especulación, y que probarán en el futuro que son el sistema financiero superior.

Y nosotros estamos tratando de lograr que Estados Unidos regrese a su propio Sistema Americano de economía, que lo estableció el primer Secretario del Tesoro, Alexander Hamilton, quien creó una Banca Nacional, y esa Banca Nacional tuvo el poder de dar crédito para la producción.


Zheng: Usted también habló de Europa. ¿Quiere decir que los europeos también deberían establecer otro banco para ayudar con otros proyectos? Entendemos que el FMI está controlado por el lado europeo.

Zepp-LaRouche: Sí. El problema es que el actual sistema financiero, que está asociado con la globalización, está acabado. ¡Está totalmente quebrado! Lo que está ocurriendo en este momento es una estafa. Lo puede ver en el caso de la pelea entre Argentina y los fondos buitre. El fondo buitre NML [Capital] compró, en 2001, bonos argentinos a precio de basura, creo que por $48 millones de dólares en total. Y después de seis años, quieren sacarle $850 millones al gobierno argentino, lo que significaría una ganancia de 1,608%, ¡que es usura! O sea, ellos no han trabajado para obtener ese dinero, simplemente lo invirtieron en especulación y ahora tratan de quebrar a Argentina. Por fortuna, Argentina –que se inspiró en el acontecimiento de los BRICS y en la cumbre que se realizó en Brasil, y también en la visita del Presidente Xi Jinping— insiste en su derecho soberano a pagar la deuda de acuerdo con los términos que permitan su supervivencia. Así que esto es muy bueno.

Pero es interesante que los mismos fondos buitres hayan comprado bonos similares en Portugal, España, Italia, y tratan de dar a las naciones europeas el mismo tratamiento que tratan de dar a Argentina.

Por lo tanto, pienso que esto llevará a una confrontación y un cambio dramático, porque ¡no hay forma de que las naciones puedan sobrevivir si capitulan ante estos buitres!

Contrarrestar el ascenso del EIIS

Zheng: Hablemos sobre la seguridad global y las situaciones políticas: estamos viendo que ocurren muchas cosas en el mundo árabe hoy día, es realmente preocupante. Principalmente, los grupos armados militantes desenfrenados y el terrorismo; la escalada del EIIS, integrada no solo por terroristas árabes, sino también por personas ¡con pasaporte australiano, británico y estadounidense! Muchas entidades culpan a Estados Unidos por la existencia de estos problemas en el mundo árabe debido a la guerra de Iraq y las intervenciones, como en Siria y Libia. ¿Cuál es su opinión?

Zepp-LaRouche: Esa es la maldición de una obra perversa, que permanentemente debe crear más obras perversas. Fue la guerra iniciada por Tony Blair y George Bush contra Saddam Hussein, que se basó en mentiras. No habían armas de destrucción masiva, no hubo amenaza a ciudades alrededor del mundo en 45 minutos, todo se basó en mentiras que en ese entonces las fraguó el MI6, bajo la dirección de Tony Blair, y esto fue parte del plan de cambio de régimen contra cualquier país que no se sometiera a la idea de la globalización.

Desde entonces, esa guerra ha causado grandes desgracias, no solo a Iraq, sino mire la larga serie de guerras, mire Afganistán hoy, mire Libia, mire la situación en Siria, mire la Franja de Gaza, mire cómo este terrorismo se ha extendido a gran parte de África: desde África del Norte hasta África Central. Se puede decir que toda esa política, incluso desde la perspectiva estrecha del interés estadounidense, es un fracaso completo.

Así que ahora el problema existe: como sabe, el EIIS tiene armas estadounidenses; ¿de dónde las obtiene? Al menos es una buena hipótesis, que estas fueron las armas que la CIA dio desde Libia a la oposición siria, y luego cayeron en manos de estos elementos aún más radicales, incluso más radicales que al-Qaeda, y ahora es un gran problema.

Entonces pienso que esto muestra que la actual confrontación, que es impulsada por la OTAN y Estados Unidos, y la Unión Europea, contra Rusia, es muy estúpida. Porque debe haber cooperación internacional entre Rusia, China, India, Irán, Estados Unidos y Europa; todos tienen que trabajar juntos para resolver tal problema. Entonces pienso que cuando Xi Jinping sostuvo que un orden de seguridad debe ser inclusivo, que no puede haber paz para algunos países y caos en otros, eso es absolutamente correcto. Debe haber una arquitectura de seguridad inclusiva.


Zheng: Hasta ahora, para todos estos gobiernos occidentales, la única solución a la mano para resolver el problema del EIIS es bombardearlos, pero esto no resolverá el problema desde la raíz. Usted hablaba de más cooperación y coordinación entre diferentes países para resolverlo. ¿Puede señalar algunos de los esfuerzos más concretos que se pueden hacer para contener esto?

Zepp-LaRouche: Ya en noviembre de 2012 el Instituto Schiller organizó una conferencia en Fráncfort, donde presentamos un plan integral de paz y desarrollo para la región entera, desde el Cáucaso en Asia Central, hacia Afganistán, el golfo Pérsico, hasta el Mediterráneo. Toda esta región se debe considerar como una, y la Ruta de la Seda se debe extender a todos estos países. Y si Rusia, China, India, Irán, y ojala Estados Unidos, los países europeos, cooperan y declaran una guerra contra el desierto, si mira el mapa, puede ver que desde la costa atlántica de África, la zona del Sahel, el Sahara, la península arábiga, Irán, hacia China, existe una enorme franja de desierto prácticamente inhabitable para la gente; ahí no hay agricultura ni ciudades.

Así que hemos preparado un plan de desarrollo, que básicamente extendería la Ruta de la Seda, o el Puente Terrestre Euroasiático —como a veces la denominamos— hasta esta zona, para desarrollar el desierto mediante tres métodos: el uso del agua de los acuíferos, la redirección de algunos ríos y la construcción de presas. Pero lo más importante es que se tiene que contar con energía nuclear para uso pacífico, para desalinizar el agua de mar en gran escala y luego usarla para volver verdes los desiertos. De esa manera puede haber agricultura e industria. Se necesita construir infraestructura en toda la región, tan densa como es, por ejemplo, Alemania. Alemania es un muy buen ejemplo de infraestructura bien coordinada, donde los ríos, canales, vías férreas de alta velocidad y carreteras están integrados, lo que es muy bueno para la industria y las ciudades.

Así que, si se tiene ese tipo de enfoque, se da una perspectiva de prosperidad económica futura a los jóvenes en esa región, porque muchos de ellos no se estarían uniendo a los terroristas si tuvieran alguna esperanza económica en el futuro.

La solución tiene que ser la paz mediante el desarrollo. Y lo único esperanzador que puedo decir es que las actuales políticas de Egipto ya se están moviendo en esta dirección muy, muy rápidamente. Así que entre Irán y Egipto ya hay polos de esperanza en esta región.

La Nueva Ruta de la Seda

Zheng: Este Puente de Eurasia se propuso hace mucho tiempo. El año pasado, el Presidente chino Xi Jinping también propuso este cinturón económico de la Nueva Ruta de la Seda, conectando a China directo hasta a Eurasia, y luego a Europa oriental y quizás a Europa occidental, tomando a Rotterdam como la salida final al mar.

¿Cómo vería esta propuesta? ¿Piensa que esto tiene algunas semejanzas con el Puente Terrestre Euroasiático?

Zepp-LaRouche: ¡Absolutamente! Pienso que la Nueva Ruta de la Seda es la base para un orden de paz del siglo 21. Como usted sabe, nosotros propusimos el Puente Terrestre Euroasiático cuando se derrumbó la Unión Soviética, porque entonces ya no existía la Cortina de Hierro, y lo propusimos en aquel entonces, para unir los centros de población e industria de Europa con los de Asia, mediante corredores de desarrollo. Por eso nos sentimos sumamente felices cuando Xi Jinping anunció la Ruta de la Seda el año pasado, porque ¡por esto hemos estado luchando durante 25 años! Y mientras tanto, nosotros no solo tuvimos cientos de conferencias y seminarios sobre esto, sino que lo desarrollamos más a fondo para convertirlo en el Puente Terrestre Mundial. Sé que China ya ha expresado interés en contribuir a la construcción del túnel bajo el estrecho de Bering, y otros proyectos que en realidad son parte del Puente Terrestre Mundial, como el Segundo Canal de Panamá en Nicaragua.

Así que la manera de ver la Nueva Ruta de la Seda no es solo como una conexión a través de Asia Central, sino como la siguiente forma de la evolución de la humanidad, llevando infraestructura a todas las áreas interiores del mundo, y de esa manera, elevar la productividad de la población en esa región. Así que en realidad es algo que se necesita hacer para que la humanidad alcance el siguiente nivel. Así que en verdad somos de la opinión de que China está desarrollando la mejor política en el planeta en este momento.

La confrontación de Occidente con Rusia

Zheng: Algo potencialmente muy desestabilizador en la región es Ucrania. Ese conflicto ha causado una enorme pérdida y dolor al pueblo ucraniano, y la crisis parece ahora cerca del fin, pero la UE está amenazando con más sanciones contra Moscú.

¿Dónde ve usted que terminará esta crisis? ¿Esta crisis es un reflejo del actual cisma político, o confrontación, entre Rusia y Occidente? ¿Piensa usted que Occidente debería admitir los intereses de Rusia, porque todos están interconectados: Rusia es el gran proveedor de recursos energéticos que generarán calor para ayudar a que los europeos se sobrepongan a este frío invierno?

Zepp-LaRouche: Estas sanciones son en extremo dañinas, ¡no solo para Rusia, sino para Europa! Hacen daño a la industria de Alemania y por esto hay una rebelión no solo en la industria alemana, francesa e italiana; la Asociación de Empresarios Europeos acaba de salir con una declaración para advertir absolutamente contra esto.

Yo culpo totalmente a la OTAN y la Unión Europea por esta crisis. Hasta el Consejo de Relaciones Exteriores de Estados Unidos, y muchos artículos que han aparecido ahora tienen la misma opinión, en el sentido de que el origen de esta crisis fue la ruptura de las promesas que se le hicieron a Gorbachov y Yeltsin en ese entonces, de que la OTAN nunca desplegaría sus tropas hasta las fronteras de Rusia; esto se le prometió a Rusia en 1991 y esa promesa se rompió. En 1991 no había razón para crear una arquitectura de seguridad que excluyera a Rusia; hubiera sido muy fácil integrar a Rusia en alguna clase de alianza de seguridad. Pero, debido a que en aquel entonces teníamos a los neoconservadores en Estados Unidos y a Margaret Thatcher [en Gran Bretaña], y ellos decidieron a favor del imperio mundial —el término globalización solo es otro nombre del imperio mundial— decidieron extender paso a paso las fronteras de la OTAN cada vez más cerca de Rusia, para expandir la UE, rodear a Rusia y hacer las “revoluciones de color”.

Hace poco hubo una conferencia de seguridad en Moscú, en la que voceros de las fuerzas armadas de Rusia declararon con toda claridad que las revoluciones de color son una forma de guerra, aunque no se declara. Si tratan de comprar con dinero a activistas en un país, con el fin de derrocar al gobierno, esta es una forma de guerra. El derrocamiento del gobierno ucraniano en 2004, la llamada Revolución Naranja, ya era una guerra, y lo que hicieron al intentar dar un ultimátum a Ucrania el pasado noviembre, con el Acuerdo de Asociación a la UE, en realidad fue un intento de hacer indefendible a Rusia. Porque si usted saca a la Flota del Mar Negro fuera de allí y de Crimea, Rusia es indefendible.

Y por lo tanto, esta política es muy peligrosa y lo que ellos tratarán de hacer esta semana, con la cumbre de la OTAN en Gales, es convertir a la OTAN en toda una maquinaria bélica contra Rusia.

Rompamos el control de Wall Street sobre Estados Unidos

Zheng: Ahora, hablemos acerca de China y Estados Unidos. El año pasado, cuando el Presidente de China y el Presidente de EU se reunieron en Sunnylands [en California], acordaron establecer este nuevo modelo de relaciones entre grandes países, y en general se podía considerar que las relaciones eran estables. Pero hay unas cuantas dificultades. Por ejemplo, EU emitió una orden de arresto contra oficiales militares chinos, acusándolos de lanzar ataques cibernéticos contra EU, mientras que en China y más allá todavía se hablaba mucho del caso Snowden. Además, EU recientemente está intensificando sus operaciones de reconocimiento a lo largo de las fronteras chinas, lo que ha provocado una fuerte oposición del lado chino. Y más importante, las relaciones China-Japón: a mucha gente en China le parece que Estados Unidos ¡está incitando a Japón a enfrentarse a China! ¿Piensa usted que EU debería comportarse como un actor más responsable, para estabilizar la región, más que desestabilizarla o crear problemas allí?

Zepp-LaRouche: ¡Sí! Pienso que el modelo propuesto por China para la nueva relación entre las principales potencias es magnífico, en el que cada país debería respetar la soberanía de los otros, respetar los diferentes sistemas sociales, la no interferencia.

Pienso que Estados Unidos en este preciso momento está siguiendo un curso dictado por Wall Street, así que no sigue el interés de los estadounidenses. Porque, históricamente, Wall Street siempre fue una dependencia del imperio británico. Si usted retrocede un poco en la historia, ve que Wall Street ¡financió a la Confederación en contra de Lincoln! Así que en este preciso momento Wall Street realmente no es una institución estadounidense, sino una parte de esta facción imperial de la globalización.

Pero ahora mismo hay gran movimiento en el Congreso de Estados Unidos para implementar la Ley Glass-Steagall, que puso en marcha Franklin D. Roosevelt en 1933, en respuesta a la crisis financiera de la década de 1930. Y ya hay muchos congresistas y senadores que se están moviendo en esta dirección. Y el movimiento LaRouchePAC está movilizando a todo el país para lograrlo, antes de que ocurra el crac. Porque, si ocurre el crac, que pudiera ser en cualquier momento, tendríamos una explosión del sistema financiero peor que la de 2008. Así que en realidad es una carrera contra el tiempo.

Pienso que habrá una gran batalla en Estados Unidos ahora mismo: ¿Regresará Estados Unidos a ser una república, y a obedecer la Constitución, o quiere ser un imperio junto con el británico? Y esa batalla decidirá si habrá un mundo de paz o no.

Zheng: Pues muchas gracias Helga, verdaderamente, muchas gracias por estar con nosotros en el estudio y hablar con nosotros cara a cara.

Zepp-LaRouche: Gracias.