La Reserva Federal de Dallas dice que la apalancada burbuja de préstamos se vuelve peligrosa

23 de septiembre de 2014

23 de septiembre de 2014 -– En el momento en que el sistema bancario europeo tiene una carga de 2 billones de euros en deudas malas y cerca del colapso, el Banco de la Reserva Federal de Dallas dio a conocer un informe el 17 de septiembre en donde advierte que también en el sistema bancario de Estados Unidos, la llamada burbuja de "préstamos apalancados" podría salirse de control.

Los préstamos apalancados tienen una definición muy vaga, pero esencialmente son préstamos de fondos bancarios o privados a corporaciones que ya están súper endeudadas, según las normas básicas de aseguramiento de valores, antes de los nuevos préstamos, y están en riesgo de convertirse en deuda en problemas, aunque no en incumplimiento. Se les podría considerar como la analogía corporativa a los infames créditos hipotecarios de alto riesgo.

El informe del banco dice que esta burbuja ya es considerablemente más grande que la que había antes del crac del 2007-2008, en donde los bancos con sede en Estados Unidos están emitiendo anualmente nuevos préstamos apalancados de alto riesgo por $650 mil millones de dólares.

El informe, acompañado de datos y gráficas, demuestra que la burbuja de préstamos apalancados tiene tres características que los reguladores bancarios reconocen como constituyentes de una peligrosa burbuja de deuda. El primero es un crecimiento rápido; las gráficas muestran que la burbuja pasó de $200 mil millones emitidos en el 2010, a $300 mil millones en el 2011, a $450 mil millones en el 2012 —ya por encima del nivel de emisiones que había antes del crac— a $600 mil millones emitidos en el 2013 y a $325 mil millones en la primera mitad del 2014.

La segunda característica es la laxitud y eliminación de los convenios obligatorios, que son estipulaciones dentro de los contratos de bonos en donde se especifica qué pagos se tienen que hacer y cuándo al principal y a los intereses, con el fin de evitar una situación de incumplimiento. Un 45% de los bonos apalancados tiene ahora "convenios lite" o peor, comparado con el 20% que había antes del crac, dice el informe. El tercer rasgo de la burbuja son las tasas de interés en esos bonos de extremadamente alto riesgo, cayendo casi a las tasas de los bonos corporativos con clasificación triple A. Esto ha ocurrido también con las tasas de los préstamos apalancados que están cayendo de un promedio de 7% en 2012 a 5% en promedio ahora —a pesar de un repunte en los incumplimientos reales en esos créditos en el 2014— a casi $5 mil millones en total.