Elizabeth Warren pone sobre la mesa la Glass-Steagall en un discurso apasionado contra el control de Wall Street sobre EUA

16 de diciembre de 2014

Elizabeth Warren pone sobre la mesa la Glass-Steagall en un discurso apasionado contra el control de Wall Street sobre Washington

15 de diciembre de 2014 — La senadora Elizabeth Warren (demócrata por Massachussets) habló ante el pleno del Senado la tarde del 12 de diciembre, atacando duramente a los banqueros de Wall Street —en especial a Citigroup— por buscar que se aprobara el proyecto de ley general sobre gasto público, que saca de la ley Dodd-Frank la única prohibición (débil) en contra de los rescates de los derivados. Explícitamente puso sobre la mesa el restablecimiento de la Ley Glass-Steagall, algo que en general no ha hecho en sus recientes ataques a los banqueros. A continuación extractos de sus declaraciones. Se agregan subtítulos:

Señor Presidente, vuelvo a ocupar el podio del pleno para hablar sobre una disposición peligrosa que se escabulló a último minuto en el proyecto de ley sobre gasto público que se tiene que aprobar, para beneficiar a Wall Street. Esta disposición derogaría una norma llamada, y estoy citando el título de la norma, "Prohibición en contra de los Rescates del Gobierno Federal de las entidades de permutas (swaps)".

El miércoles [10 de diciembre], yo me presenté ante el pleno para apelar ante los demócratas, para pedirles que sacaran esta disposición del proyecto de ley general y protegieran a los contribuyentes.

El jueves, yo me presenté ante el pleno para apelar ante los republicanos. Los republicanos dicen que a ellos tampoco les gustan los rescates. Así que les pedí que votaran conforme hablan. Si no les gustan los rescates, entonces deben sacar esta disposición que pone a los contribuyentes totalmente de lleno en la picota de los rescates a los grandes bancos.

Hoy, me presento ante el pleno no para hablar sobre los demócratas o los republicanos, sino un tercer grupo que también ejerce un tremendo poder en Washington: Citigroup. Señor presidente, en los últimos años, muchas instituciones de Wall Street han ejercido una influencia extraordinaria en los corredores de poder de Washington, pero Citigroup destaca por encima de todos ellos. Su tenaza sobre la toma de decisiones sobre economía en la rama Ejecutiva no tiene precedentes. Consideren unos cuantos ejemplos:

* Tres de los últimos cuatro Secretarios del Tesoro bajo presidentes demócratas han tenido lazos estrechos con el Citigroup. Al cuarto se le ofreció la posición de director general de Citigroup, pero la rechazó.

* El vicepresidente del Sistema de la Reserva Federal es un alumno del Citigroup.

* El subsecretario de Asuntos Internacionales del Tesoro es un alumno del Citigroup.

* El Representante Comercial de Estados Unidos y la persona postulada para ser su segundo a bordo, que es actualmente Subsecretario del Tesoro, son alumnos del Citigroup.

* El presidente reciente del Consejo Nacional sobre Economía de la Casa Blanca fue alumno del Citigroup.

* Otro presidente reciente de la Oficina de Administración y Presupuesto se fue directamente al Citigroup luego de salir de la Casa Blanca.

* Otro presidente reciente de la Oficina de Administración y Presupuesto es también alumno del Citigroup; pero aquí estoy contándolo doble porque él es el Secretario del Tesoro.

Esta es una gran cantidad de personas poderosas, todas provenientes de un solo banco. Pero no son ellos la única fuente de poder del Citigroup. A lo largo de los años, la compañía ha gastado millones de dólares en el cabildeo del Congreso y el financiamiento de campañas políticas de sus amigos en la Cámara de Representantes y el Senado...

División de los bancos más grandes

Señor Presidente, a los demócratas no les gustan los rescates a Wall Street. A los republicanos no les gustan los rescates de Wall Street Y sin embargo tenemos aquí, cinco años después de la Dodd-Frank, al Congreso al borde de hacer que se apruebe una disposición que no hace nada por la clase media, que no hace nada por los bancos comunitarios, que no hace nada más que elevar el riesgo de que los contribuyentes tengan que pagar los rescates de los bancos más grandes una vez más.

Últimamente ha habido muchos comentarios de que la Dodd-Frank no es perfecta. Muchos comentarios provenientes del Citigroup sobre cómo la Ley Dodd-Frank no es perfecta.

Así que déjenme decirle a quien quiera del Citi que esté escuchando: Yo estoy de acuerdo con ustedes. La Dodd-Frank no es perfecta. Debió haberlos dividido a ustedes en partes.

Si este Congreso va a reabrir la Dodd-Fran en los próximos meses, abrámosla para hacerla más dura, no para crear más oportunidades de rescate.

Si vamos a abrir la Dodd-Frank, abrámosla de forma tal que de una vez por todas, le pongamos fin a los 'demasiado grandes para quebrar'. Y quiero decir que, pongámosle fin realmente, no solo digamos que lo hicimos. En vez de aprobar leyes que crean nuevas oportunidades de rescate a los bancos demasiado grandes para quebrar, aprobemos la Brown-Kaufman. Aprobemos la Ley bipartidista Glass-Steagall Siglo XXI, un proyecto de ley que yo he patrocinado junto con John McCain, Angus King y Maria Cantwell. Aprobemos algo, lo que sea, que ayude a dividir a estos bancos gigantes....