Wang Mengshu: Construir una red ferroviaria tiene mucho más sentido que librar guerras

26 de diciembre de 2014

26 de diciembre de 2014 — "Cuando la gente habla de relojes, piensan en Suiza. Cuando piensan en sistemas electrónicos pequeños, tiene a Japón en mente. Cuando piensan en el espacio, piensan en Estados Unidos, y al hablar de maquinaria, piensan en Alemania. Ahora, cuando piensan en trenes de alta velocidad, China se convierte en el nombre que lo identifica", le dijo el ingeniero Wang Mengshu al diario chino de circulación mundial Global Times. El nombre del ingeniero Wang Mengshu se cita ampliamente en el Informe Especial de EIR "La Nueva Ruta de la Seda se convierte en el Puente Mundial Terrestre", donde habla de los ambiciosos proyectos ferroviarios chinos.

El pasado 18 de diciembre, el diario New York Times entrevistó al ingeniero Wang Mengshu, quien promueve ahí la construcción del túnel a través del Estrecho de Bering y la cooperación entre Estados Unidos, Canadá y China.

El New York Times describe al ingeniero Wang como "uno de los mejores ingenieros de China en la construcción de trenes y un miembro de la Academia de Ingeniería China en la especialidad de túneles y proyectos subterráneos". Wang le dijo al Times que el túnel por el Estrecho de Bering era "un deseo y un sueño no solo de los expertos de China en trenes, sino además de los ingenieros ferroviarios de Rusia, Canadá y Estados Unidos, con quienes he conversado".

"El desarrollo de la tecnología de trenes de alta velocidad y túneles bajo agua hechos en los años recientes hace esto posible. Es un sueño, pero uno que podemos alcanzar. El gobierno central chino no lo está considerando en serio, todavía no. ¿Y, porqué no? Tenemos la tecnología, y es algo bueno que llevar a cabo. Beneficiaría a las generaciones venideras y al medio ambiente", señaló Wang.

"Como ingenieros de ferrocarriles, pensamos que sería un gran legado que dejar para las generaciones futuras. Conectaría continentes. Sería una gran estructura de ingeniería humana", agregó.

Sobre la viabilidad técnica, Wang dijo que "solo mide un poco más de 200 kilómetros. Tenemos la tecnología para eso. Es factible tecnológicamente. El Túnel de la Bahía de Bohai, de 125 kilómetros entre Dalian y Yantai [del cual Wang es el ingeniero jefe], superó ya el debate de la factibilidad científica y entró ya en el 13avo Plan Quinquenal. Construir túneles no es una cuestión de longitudes. Tiene que ver más con qué tan profundo está en el mar, que con la longitud".

Ahora es totalmente una cuestión política, señaló: "Depende de si los gobiernos de los cuatros países pueden trabajar juntos, hacer realidad este sueño y dejar este asombroso legado a nuestros niños. Y eso depende de cuál sea la prioridad para estos cuatro países. Algunos gobiernos prefieren utilizar sus recursos para librar guerras. Yo creo que construir una red ferroviaria tiene mucho más sentido que librar guerras. Creo que la prioridad del gobierno chino es servir al pueblo. Si otros gobiernos pueden hacer del servicio al pueblo la prioridad, este ferrocarril será una realidad".