LaRouche: ¡No cambien el tema! Wall Street está en quiebra y se tiene que aplastar para impedir la guerra

27 de diciembre de 2014

27 de diciembre de 2014 — En discusiones el viernes 26, Lyndon LaRouche dijo que se le debe recordar a la gente que la quiebra de Wall Street y de la City de Londres es el motor que lleva a una posible guerra termonuclear general.

Irónicamente, la reducción drástica en los precios del petróleo, combinados con las sanciones en contra de Rusia, han llevado a la burbuja financiera de la región trasatlántica al borde del estallido.

Como lo notó American Banker el martes 23: "El petróleo a $50 el barril definitivamente le va a crear problemas a los bancos en las regiones productoras de petróleo, así como también a las instituciones financieras de Wall Street".

Al mismo tiempo, las sanciones en contra de Rusia causan estragos en Europa, en donde los bancos poseen activos denominados en rublos, una consideración que el Banco Central Europeo omitió totalmente en las recientes pruebas de estrés que hizo a los bancos de la eurozona.

Aunque por razones obvias la prensa no cubre esta realidad, esta quiebra de Wall Street y de la City de Londres es lo que hizo que Jamie Dimon y Barack Obama se pusieran a hacer llamadas por teléfono para que se aprobara el proyecto de ley de Presupuesto General, para eliminar cualquier semblanza de regulación en las transacciones de algunos derivados financieros. Esta quiebra fue lo que llevó a la Reserva Federal a posponer la implementación de la Regla Volcker por tiempo prácticamente indefinido.

La única forma de responder ante la desesperación criminal de Wall Street y la City de Londres, es sacarlos de su miseria instrumentando las cuatro leyes de Lyndon LaRouche: 1) el restablecimiento de la ley Glass-Steagall; 2) una política crediticia hamiltoniana; 3) banca nacional; y 4) el desarrollo de la energía de fusión nuclear en colaboración con China y las naciones del BRICS.

Como lo ha subrayado Lyndon LaRouche: no dejen que nadie cambie el tema. Este es el tema. Es el tema de la guerra o la paz. La clave a la crisis global es actuar conforme al principio hamiltoniano, que constituye el meollo de nuestro proyecto Manhattan. El trabajo organizativo en Manhattan en la lucha por el principio hamiltoniano, constituye la vanguardia en la batalla para ponerle fin al sistema monetarista imperial anglo-holandés y su puesto de avanzada en Estados Unidos, Wall Street, de una vez por todas.

Esta lucha no es nada menos que una guerra para salvar a la humanidad de su extinción, y para hacerlo, tenemos que hacer que la humanidad se ponga en la ruta del futuro, en donde el hombre finalmente se dé cuenta de sus capacidades para reflejar activamente el principio creativo del universo.

Aunque se han visto forzados a iniciar los preparativos para la guerra, los rusos continúan haciendo su parte para contrarrestar esa misma ofensiva bélica. Como ya lo habíamos informado, el periódico Komsomolskaya Pravda publicó una entrevista con un trabajador de una base aérea ucraniana, quien afirmó haber presenciado el despegue de un avión caza SU-25 ucraniano cargado con cohetes aire-aire el mismo día del derribamiento del MH17, y regresó sin los cohetes. El testigo informó que el piloto estaba asustado y dijo "avión equivocado", luego de aterrizar de nuevo en la base y salir del avión. El trabajador de la base aérea identificó al piloto con el apellido de Voloshin. Después de esto el gobierno ucraniano confirmó que Voloshin es un piloto pero alega que él no voló ese día.

Vladimir Markin, vocero de la Comisión Investigadora de Rusia, sugirió que Voloshin use el detector de mentiras. Markin le dijo a TASS: "El hecho de que el Servicio de Seguridad Ucraniano (SBU) admitiera que existe un piloto apellidado Voloshin es un logro. Es fácil verificar si él piloteó un vuelo el 17 de julio. Que se presente el libro de registro de operaciones a los organismos competentes holandesas, que están conduciendo una investigación oficial, o, lo que es mejor, que se le dé la oportunidad a Voloshin, quien, como se ha sabido, sí existe, para que pase la prueba del polígrafo bajo control de especialistas holandeses y malayos".

Asimismo, Markin dijo que sería aconsejable cuestionar y someter a pruebas a los controladores del tráfico aéreo, que por alguna razón desconocida desviaron de su ruta al Boeing de la Aerolínea comercial.

Markin dijo también que "dado que el testigo podría correr peligro, el comité investigador está considerando concederle protección oficial bajo el programa de protección a testigos". Dijo que "si representantes de la comisión internacional que investiga el siniestro del avión están interesados en establecer la verdad y recurren a nosotros, estamos listos para proporcionarles todo el material disponible".