Salgamos con la 'nueva plataforma económica' hamiltoniana'

7 de enero de 2015

7 de enero de 2015 – Un temblor sacudió todos los mercados este lunes 5 ante el posible desplome de una deuda incobrable, que tendría su origen en la zona del euro, en el colapso de los precios del petróleo y en el hundimiento de las acciones bancarias por toda Europa y Estados Unidos.

Por si se necesitaba una respuesta al cacareo de la canciller alemana Angela Merkel y su equipo que "se filtró" públicamente el fin de semana, de que estaban listos a abrirle la puerta a Grecia para que abandone el euro, los mercados respondieron. No están listos para otra crisis de la deuda de Grecia (y de España, y de Italia, etc.), porque están inmersos en una profunda crisis de cero crecimiento, con una política de guerra financiera en contra de Rusia que se le impuso a Europa y que la está llevando tanto al colapso financiero como a la guerra.

En cuanto quedó claro el mes pasado que Grecia se encaminaba a unas elecciones en torno a la renegociación de su deuda este 25 de enero, el director fundador de la EIR, Lyndon LaRouche advirtió que la nueva crisis de la deuda no iba a empezar el 25 de enero, sino inmediatamente, empezando enero, y que lo que realmente estaba en juego era la guerra con una potencia termonuclear, Rusia. Ahora, al pie de un derrumbe de la montaña de deuda incobrable, algunas personalidades europeas dicen: "Es suficiente; tenemos que salir de esta crisis; ¿dónde está la salida a la guerra?". La advertencia del Presidente Hollande de Francia, este domingo ("Tenemos que ponerle fin a las sanciones ya") y del vicecanciller Gabriel de Alemania ("¡Recuerden que Rusia es una potencia nuclear!") fueron más serias que nunca antes; y no fueron más que las más destacadas de otras provenientes de Italia, Europa oriental y por supuesto, de la misma Rusia, que ofrece reemplazar la confrontación con la cooperación de la Unión Económica Euroasiática con la Unión Europea (UE).