La Cámara de Representantes va a volver a votar el martes 13 para proteger un posible rescate de la "tórrida" especulación

12 de enero de 2015

12 de enero de 2015 — El proyecto de ley HR 37 que fue presentado ante la Cámara de Representantes la semana pasada por el republicano por Pensilvania Michael Fitzpatrick, intencionalmente se le dio el nombre engañoso de "Ley de Promoción de la creación de empleo y reducción de las cargas a las empresas pequeñas".

El proyecto de ley fue derrotado la semana pasada en su primer intento, porque lo quisieron meterlo rápidamente sin pasar por la Comisión respectiva, lo cual solo era posible con el requisito de que necesitaba el voto a favor de las dos terceras partes para que fuera aprobado. El liderato republicano va a intentar volverlo a someter a votación de nuevo el 13 de enero, pero por otra puerta para que solo requiera la mayoría simple para su aprobación.

El diario neoyorquino New York Times señaló que "el proyecto de ley le daría a las instituciones [que cuentan con garantías federales] que tienen obligaciones con garantía prendaria... dos años adicionales más para vender esas participaciones [alargando el período de gracia concedido por la regla Volcker]...

"Al igual que a los paquetes de hipotecas que causaron estragos en los bancos estadounidenses durante la crisis más reciente, las obligaciones con garantía prendaria (CLO por siglas en inglés) pueden representar un alto riesgo para los bancos".

El diario informa que "la creación de dichos valores ha sido tórrido recientemente; $124,100 millones de dólares se emitieron el año pasado, comparados con los $82,610 millones del 2013, según S&P Capital IQ. Entre los bancos con la mayor exposición de CLO están JPMorgan Chase y Wells Fargo; según SNL Financial, una firma investigadora, JPMorgan Chase tenían en su posesión $30 mil millones y Wells Fargo $22,500 millones en el tercer trimestre del 2014... Aunque los tres bancos más grandes tienen ganancias no realizadas en sus carteras de CLO en el tercer trimestre, SNL dice que algunos bancos estaban enfrentando pérdidas. Y eso era antes del desplome en el precio del petróleo, que sin duda ha hundido algunos de estos valores".