Los saudíes son los principales patrocinadores del EIIS, y están jugando en los dos bandos, afirmó el ex senador Bob Graham

16 de septiembre de 2014

Los saudíes son los principales patrocinadores y financistas del EIIS, y están jugando en los dos bandos, afirmó el ex senador Bob Graham

14 de septiembre de 2014 — En una entrevista de dos partes que le dio al canal de Fox News en Tampa, Florida, el ex senador Bob Graham (de Florida) dio la declaración más directa y firme que ha dado sobre los saudíes. Fox comienza su informe de la siguiente manera: "Mientras que el Presidente Obama le pidió a Arabia Saudita que nos ayude en la pelea contra los terroristas del EIIS, y mientras el Secretario de Estado John Kerry está actualmente buscando apoyo de los diplomáticos árabes en Arabia Saudita, Graham argumenta que el gobierno saudí ya está financiando a los terroristas".

En la entrevista, Graham denunció que los saudíes "juegan en los dos bandos", pretendiendo ayudar a Estados Unidos en la pelea contra el EIIS, mientras que secretamente financian a los terroristas. "En esencia ellos crearon al EIIS y actualmente son la fuente principal de su respaldo financiero", afirmó Graham. "Arabia Saudita siente que puede hacer casi cualquier cosa y que no les va a pasar nada, porque ellos están protegidos, porque el gobierno de Estados Unidos los está encubriendo", dijo Graham. "Yo creo que han envalentonado más a Arabia Saudita para que respalde todavía más a los elementos más extremistas del Islam, así como el EIIS ahora en Iraq y en Siria".

Graham le dijo a Fox en las entrevistas que se transmitieron el 11 y el 12 de septiembre, que existe la evidencia sobre una red de apoyo en Estados Unidos, que respaldó al-Qaeda, y que es posible que esta red siga en pié para apoyar al EIIS. Señaló que tanto el ex Presidente Bush como el Presidente Obama se rehusaron a desclasificar para su publicación las 28 páginas de la Investigación Conjunta del Congreso sobre el 11 de septiembre. "Por 13 años, esa información le ha sido negada a los estadounidenses", dijo Graham. "Pronto el caldero llegará a su punto de ebullición".