Wall Street bajo fuego; ¡es hora de darle el golpe final!

12 de febrero de 2015

12 de febrero de 2015 — El servicio noticioso de Wall Street, Bloomberg, mostró su preocupación hoy de que, a pesar de los $169 millones que los financieros derramaron en las elecciones al Congreso en noviembre pasado, el descontento popular amenaza con triunfar sobre su dinero y podría darle marcha atrás a la protección congresional a sus derivados financieros.

Bloomberg no se atrevió a mencionar el nombre del verdadero temor de Wall Street: que el movimiento de LaRouche tenga éxito en su campaña por el restablecimiento de la Ley Glass-Steagall de Roosevelt y se elimine Wall Street. ¡Cómo ha de odiar Wall Street el "Proyecto Manhattan" de LaRouche PAC y la atención nacional que están ganando sus mítines regulares "Clausuremos Wall Street!"

El artículo de Bloomberg se titula "Se le pasó la mano a los bancos combatiendo las regulaciones a Wall Street", y se queja de que el "cabildeo agresivo del cabildo de los financieros para que se eliminaran los reglamentos a los $700 billones en el mercado de derivados" en diciembre pasado, obtuvo esa victoria, pero "desató una insurrección popular entre los demócratas que ha tenido consecuencias de gran alcance". Rob Nichols, presidente del Foro de Servicios Financieros, que representa a los directores ejecutivos de los bancos más grandes de Wall Street, le dijo a Bloomberg que el acuerdo bipartidista que ellos pensaron tenían asegurado para las "mejoras de sentido común" a las regulaciones Dodd-Frank, "estaba acabado".

La ofensiva de diciembre de la senadora Elizabeth Warren y la congresista Maxine Waters en contra de la medida que le concedía protección federal a más derivados todavía que metieron en el proyecto de ley de gastos generales, no pudo derrotar la medida pero puso de nuevo totalmente sobre el tapete la Glass-Steagall. Bloomberg solo se atrevió a escribir que las expectativas de Wall Street de que los demócratas en el Senado fueran los campeones defensores de mayores desregulaciones están ahora frustradas. "El mensaje es claro, que los ataques de Warren a la industria han hecho que hasta demócratas moderados se sintieran temerosos de defender a los bancos".

Hasta el congresista Jim Himes de Connecticut, ex ejecutivo de Goldman Sachs que representa a los fondos compensatorios de Greenwich, "le dijo a un grupo de cabilderos bancarios a principios de este mes que él no iba a respaldar ninguna revisión de la ley [Dodd-Frank], dado el clima político actual, según tres personas que asistieron a la reunión. 'Voy a posponer cualquier comentario sobre la Dodd-Frank' dijo Himes la semana pasada durante una breve entrevista. 'Más vale no meterme en algo tan controvertido como esto' ".