El acuerdo de Minsk

13 de febrero de 2015

13 de febrero de 2015 — El grupo de los "Cuatro de Normandía" (los Presidentes Vladimir Putin de Rusia, Petro Poroshenko de Ucrania, Francois Hollande de Francia y la canciller alemana Angela Merkel) que se reunieron por primera vez en Normandía en junio del año pasado, se reunieron en Minsk, capital de Belarús, durante 17 horas acompañados de sus ministros de Relaciones Exteriores y otros negociadores, para llegar a un acuerdo interino para detener la escalada de sangrientos enfrentamientos en el este de Ucrania.

Se llegó a un acuerdo de diez puntos titulado "Conjunto de medidas para la implementación de los acuerdos de Minsk", en referencia al acuerdo que firmó el Grupo de Contacto en septiembre pasado, pero que se implementó solo parcialmente, fue firmado no por los cuatro países, sino por los miembros del Grupo de Contacto: los dirigentes de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, Alexander Zakharchenko y Leonid Plotnitsky, respectivamente; el embajador de Rusia ante Ucrania, Mikhail Zurabov; el ex Presidente ucraniano, Leonid Kuchma, y el Representante Especial de la OSCE, Heidi Tagliavini. Este grupo se reunió de manera simultánea en otro lugar de Minsk, con Tagliavini, y con el asistente del Kremlin, Vladislav Surkov, que se coordinaban con las dos reuniones. En la mañana siguiente, Putin dijo a la prensa que las pláticas se habían demorado tanto debido a que Poroshenko se rehusó a negociar directamente con los líderes de la RPD y RPL, y Merkel dijo a los periodistas que la presión de Putin a estos había sido decisiva para llegar a un acuerdo al menos.

El acuerdo estipula el cese al fuego en todas las regiones de Donetsk y Lugansk a partir de la medianoche del 14 al 15 de febrero. Se debe retirar la artillería y todo armamento pesado a una distancia suficiente como para crear una zona de seguridad de mínimo 50 kilómetros; las fuerzas de Kiev deben retirarse de su actual línea de combate y las milicias de la RPD y la RPL deben retirarse de su línea de demarcación de septiembre de 2014. La OSCE asume funciones de "supervisión". Existe un compromiso a "dialogar sobre modalidades para llevar a cabo elecciones locales según la legislación ucraniana y la Constitución de Ucrania 'Sobre orden temporal para el autogobierno local en distritos particulares de las regiones de Donetsk y Lugansk' ", seguido de pláticas sobre el futuro de estas regiones.

Hay disposiciones para declarar amnistías e intercambiar prisioneros, así como también para llevar ayuda humanitaria al Donbass. Kiev se compromete a restablecer los salarios, las pensiones y las funciones del sistema bancario en estas zonas, en tanto que asume que gana el "control total sobre la frontera estatal", incluso entre la RPD y la RPL con Rusia, después de las elecciones y después de una reforma constitucional en Ucrania, "cuyo elemento clave es la descentralización" y un "estatus especial" para las regiones de Donetsk y Lugansk, todo para fines de este año. Todos los combatientes extranjeros, "mercenarios" y sus armas deberán salir de Ucrania.

Después de las pláticas los cuatro Jefes de Estado hablaron por separado con la prensa, lo que causó preocupaciones de que todos hayan tenido diferentes interpretaciones del acuerdo desde el principio. Sin embargo, más tarde ese mismo día, se publicó la declaración de los cuatro titulada "Declaración de apoyo al paquete de medidas para la implementación de los acuerdos de Minsk aprobados en Minsk el 12 de febrero de 2015". Allí declaran "su respeto total a la soberanía e integridad territorial de Ucrania" (sin mencionar a Crimea) y expresan su compromiso a " emprender todas las medidas posibles individuales o conjuntas que lleven a este fin".

La declaración especifica que Alemania y Francia aportarán conocimientos técnicos para restablecer su sistema bancario y afirma que los cuatro líderes "comparten la convicción de que el mejoramiento de la cooperación entre la Unión Europea, Ucrania y Rusia será conducente al arreglo de la crisis" para lo cual deberán continuar las pláticas trilaterales entre la UE, Ucrania y Rusia sobre temas de energía, así como también sobre las preocupaciones relacionadas al Acuerdo de Asociación de Ucrania con la UE. La Declaración también incluye una formulación sobre el compromiso con "un espacio económico y humanitario conjunto desde el Atlántico hasta el Pacífico, basado en el respeto absoluto al derecho internacional y los principios de la OSCE".

Los comentarios de Putin indican incertidumbre sobre la situación en torno a Debaltsevo, la intersección ferroviaria entre Donetsk y Lugansk en donde pudieron haber quedado atrapados hasta 8,000 soldados de las tropas de Kiev. Dijo que Ucrania se niega a reconocer que éste sea el caso, lo que arroja sombras sobre el cese al fuego y las líneas de demarcación. Según los informes de ambos lados, hoy van a entrar en contacto los Jefes del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania y de Rusia para tomar una determinación profesional sobre la situación ahí. Por su parte, el líder de la RPD Zakharchenko dijo que si Kiev viola este acuerdo, ya no va a haber más pláticas.