Goldman Sachs llevó a cabo un robo como el de Grecia en California

24 de febrero de 2015

24 de febrero de 2015 — La economista Ellen Brown denunció otro más de los fraudes de Goldman Sachs, idéntico a la estafa que los bancos le impusieron a Grecia, al comercializar la deuda de Grecia y después hacer apuestas en su contra para obtener ganancias de los contratos de permutas de cobertura por incumplimiento crediticio (CDS, por siglas en inglés). Según Brown, una residente de California que dirige el Instituto de Banca Pública, en el 2008 Goldman Sachs comercializó los bonos del estado de California y después le dijo a sus clientes que apostaran en su contra. Cuando protestaron públicamente funcionarios públicos de que lo que estaba haciendo Goldman haría que repuntaran las tasas de interés, Goldman sacó más ganancias con los contratos CDS que compraron sobre la deuda.

Un año después, los cabilderos del banco, junto con el gobernador Arnold Schwarzenegger (amigo de Warren Buffet, George Shultz y los Rothschilds), presionaron para que se aprobara la AB-1388, que quitó el techo de endeudamiento en los bonos de capital de largo plazo del distrito escolar. Inmediatamente los bancos empezaron a comercializar lo que se llamó "bonos de apreciación del capital", dándole a los distritos escolares efectivo para la construcción pero extendiendo los pagos hasta de 25 a 40 años a altas tasas de interés. Según Brown, algunos distritos escolares se encontraron con que a través de los años tenían que pagar hasta 20 veces más el valor nominal de los préstamos, lo que dio pie a una futura crisis de la deuda que ya está golpeando. Brown escribe que "el disparate de los bonos recordaba aquellos paquetes malhechos que le impusieron a países del Tercer Mundo el Banco Mundial y el FMI, atrapándolos en una montaña de deuda que continua agravándose décadas después". Brown también destaca que la Reserva Federal pudo haberle dado préstamos libres de interés a los gobiernos locales, poniéndole fin en los hechos a la estafa de Goldman y Schwarzenegger, pero decidió no hacerlo.

Además de las ganancias recabadas con la trampa usurera, equipos como Goldman Sachs obtuvieron enormes ganancias de los honorarios que cobraron por comercializar las estafas. Según Brown, los consultores sobre bonos y agencias calificadoras le han facturado al estado y a gobiernos locales de California más de $400 millones desde el 2007 a la fecha.

En un caso de "bonos de apreciación de capital", Goldman le vendió al distrito escolar del condado de San Diego $105 millones en capital para la construcción a corto plazo, e iban a obtener un total de $982 millones en pagos de principal e intereses durante el término de duración del préstamo, incluyendo un pago gigantesco al final que lo más probable es que ocasionara su quiebra.