Argentina persigue agresivamente a los criminales del HSBC

24 de febrero de 2015

24 de febrero de 2015 — La Agencia Federal de Impuestos Argentina (AFIP) pidió que el juez federal que lleva el caso de evasión de impuestos del HSBC emita una orden de arresto internacional a Miguel Abadí, un argentino que es pieza importante internacionalmente en este caso, a través de su compañía Gems Advisors, Ltd., con sede en Londres, y un abanico de otras firmas de bienes raíces y de consultoría.

Se dice que Abadí, quien por muchos años ha operado en Suiza, aunque actualmente reside en Londres, manejó 65 cuentas argentinas no declaradas en el HSBC que totalizan $1,300 millones de dólares, que comprenden solo un año, el 2006. Anteriormente fue empleado de la Union Bancaire Privée y del Banque Worms en Ginebra, y de ambos tiene un historial muy sucio en el sector delictivo de la "banca privada".

En un boletín de prensa emitido el 21 de febrero, AFIP recalca que su demanda penal contra el HSBC que fue introducida en noviembre del año pasado, "va más allá del HSBC hasta una plataforma que facilita la evasión, consistente de agentes, abogados, economistas y contadores que son una red de paraísos financieros para compañías extranjeras disponibles para la evasión de impuestos". De esa manera, AFIP también tiene en cuenta a los socios de Abadí, como Alejandro Tawil del Grupo Confidas, que ayudo a dirigir "inversiones privadas" de conocidas familias oligarcas argentinas hacia la cloaca de bancos privados de Suiza. Según consta él estableció cuentas no declaradas en el HSBC que totalizaban 6.5 millones de dólares.

Tiempo Argentino señala hoy que la conexión Tawail-Abadi muestra que el "brazo argentino de los Swiss Leaks es una red de encubrimiento, compañías ficticias, utilización de paraísos de evasión fiscal y testaferros que apenas ahora está saliendo a la luz". AFIP ha pedido que los fiscales suizos envíen toda la información relevante recabada como parte de la redada de la semana pasada a las oficinas del Banco privado HSBC en Ginebra.

Además AFIP también ha pedido información sobre las agencias fiscales de las Islas Vírgenes Británicas, Uruguay, y Bermuda, "ya que estos son algunos de los países en los que Abadí utilizó compañías offshore y fideicomisos como sus 'pantallas' ".

Cabe señalar que muchos de los individuos con los cuales negoció el dúo Abadí-Tawail, y una mayoría de los propietarios de las cuentas no registradas del HSBC, pertenecen a la oligarquía financiera local que está desesperada por derrocar a la Presidente Fernández de Kirchner.