Londres y sus neonazis siguen tratando de provocar una guerra mundial

25 de febrero de 2015

25 de febrero de 2015 – A pesar de que se ha comenzado a poner en ejecución el cese al fuego en el oriente de Ucrania, negociado entre los Presidentes Vladimir Putin de Rusia, Poroshenko de Ucrania, Hollande de Francia, y la canciller Merkel de Alemania, hay una campaña concertada, en la que Londres es la punta de lanza, para provocar una guerra general con Rusia en los próximos días. Desde el mismo domingo 22, el títere de Victoria Nuland en Kiev, el primer ministro ucraniano Arseniy Yatsenyuk, salió en el programa noticioso de Fox TV para promover la mentira de que no hay cese al fuego y que Rusia está empeñada en una invasión total al oriente de Ucrania. Esas mismas palabras son las que emitieron durante el fin de semana varios funcionarios británicos histéricos, llegando al extremo de denunciar a Putin porque está a punto de conquistar los países del Báltico, y que se le deben imponer sanciones más draconianas a Moscú. Por su parte Obama, quien ha sentido claramente la presión de Francia y otros aliados europeos para suspender el envío de armas a las fuerzas armadas ucranianas, también amenaza con mayores sanciones, en lo que constituye el equivalente económico de una guerra total.

Lo que debe ser cada vez más patente es que esta campaña de guerra dirigida desde Londres está a su vez motivada por la desesperación que se ha apoderado de la City de Londres y Wall Street, debido a la bancarrota irremediable de todo el sistema financiero del imperio británico transatlántico. Grecia es el detonante y la decisión de los ministros de finanzas de la Eurozona, de extender el actual acuerdo por otros cuatro meses, se basa simplemente en el hecho de que ninguno está preparado todavía en arriesgar que la salida de Grecia de la Eurozona desate la explosión de todo el sistema financiero transatlántico. El columnista del diario británico Telegraph Liam Halligan, escribió el domingo un artículo donde advierte que el experimento del euro está ya muerto, y la única solución inmediata es organizar una salida ordenada de Grecia para que abandone el euro, como primer paso para que todos los países de Europa regresen a sus monedas soberanas.

Lyndon LaRouche destacó el domingo que una medida de ese tipo debería comenzar con la reinstitución de la ley Glass-Steagall en Estados Unidos y en toda Europa. Solo con un sistema de crédito hamiltoniano se pueden resolver las cuestiones de fondo que eviten la guerra mundial y poder iniciar un verdadero renacimiento.

Círculos importantes en Washington están consternados porque estamos en el tipo de períodos en los que la oligarquía, en su desesperación por aferrarse a un sistema muerto, recurran a los asesinatos políticos de personalidades de alto nivel parra salirse con la suya. La lista más obvia de los jefes de Estado del BRICS y sus aliados es la preocupación principal. Estos círculos estadounidenses advierten que Obama y su director de la CIA, John Brennan, podrían fácilmente estar del lado de los asesinos. Lo que está volviendo a la City de Londres cada vez más locos, es el ascenso de los BRICS como la semilla de un nuevo orden financiero internacional justo, libre del poder de la oligarquía.

Por lo pronto, ya se anunció que el matón del Sector Derecha ucraniano, Andriy Parubiy, anda por Washington esta semana para convencer al gobierno que les proporcione armas letales a los grupos neonazis que dominan las fuerzas de choque ucranianas. Hollande e incluso Merkel habían señalado hace días que un envío de armas de Estados Unidos a Ucrania puede ser el detonante de la guerra general, y es por eso que iniciaron sus esfuerzos concertados, junto con Putin, para llegar a un acuerdo en Minsk el pasado 12 de febrero. Los neonazis que ahora se proclaman públicamente como tales, como es el caso de Parubiy, son las piezas de Londres en su plan en marcha para amenazar con una guerra general, y ellos junto con la líder de la tropa, Victoria Nuland, tienen que ser botados de cualquier posición de poder a fin de evitar esa guerra. Se tiene que quitar a Obama de su cargo o quitarle todo poder de tal manera que no pueda cumplir con las órdenes que recibe de Londres y de Wall Street.

Hay algunos flancos débiles importantes para atacar en esta pelea. El banco HSBC, la joya de la corona del aparato británico de Narcotráfico SA, se hunde como producto de un esfuerzo de larga data, desde que se publicó la edición original del libro Dope, Inc. en 1978 y su versión en español Narcotráfico, SA en 1985, en donde se expone con toda claridad el papel del HSBC, entonces llamado Hongkong and Shanghai Banking Company, como el banco central del lavado de dinero para el tráfico mundial de opio. Desde 1865, el Hong Shang ha estado en el negocio del narcotráfico, como agentes exclusivos de la corona británica, y nada ha cambiado en esos arreglos hasta el momento presente. Es ese aparato de Narcotráfico SA que el que protegen tan inflexiblemente Obama, Holder, y la postulada Procuradora General Loretta Lynch. Eso, por si mismo, constituye causa suficiente para sacar a Obama del cargo, esta misma semana.