Parlamentario de Syriza hace un llamado a 'liberar finalmente a Europa del absurdo' de la moneda única de la Eurozona; ...

4 de marzo de 2015

Parlamentario de Syriza hace un llamado a 'liberar finalmente a Europa del absurdo' de la moneda única de la Eurozona; LaRouche va más allá

4 de marzo de 2015 — El parlamentario de Syriza, Kostas Lapavitsas, hizo un llamado para que no solo Grecia abandone la Eurozona sino que se le desmantele finalmente para que así se puedan salvar Grecia y Europa. Lapavitsas es un economista de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos (SOAD) de la Universidad de Londres y desde hace tiempo ha estado promoviendo la salida de Grecia de la Eurozona. Esta es la primera vez que contiende para el parlamento y ganó una curul con el partido Syriza.

En un artículo aparecido el 2 de marzo en el periódico Guardian de Gran Bretaña, argumenta que en las cuatro últimas semanas de negociaciones con los "socios" de Grecia en la Unión Europea (UE) no se ha logrado nada que no sea ganar tiempo. Más importante aún, ha mostrado que esos "socios" no van a cambiar.

"El paso más vital es darse cuenta de que la estrategia de esperar que haya cambios radicales dentro del marco institucional de la moneda común ha llegado a su fin" escribe Lapavitsas. "La estrategia nos ha dado éxitos electorales al prometer liberar al pueblo griego de la austeridad sin tener que soportar un gran rompimiento con la Eurozona. Desafortunadamente, los acontecimientos han mostrado más allá de toda duda que esto es imposible y es tiempo de que reconozcamos la realidad".

Escribe que Atenas debe confiar en su fuerza más importante, la cual es "el tremendo apoyo popular del que gozamos". Le hace un llamado al gobierno para que lleve a cabo su programa de emergencia, incluyendo la prohibición de los embargos hipotecarios, quitas en las deudas internas, parar las privatizaciones etc. Agrega que "los objetivos fiscales y la supervisión de las 'instituciones' tiene que pasar a segundo plano en nuestros cálculos, si vamos a mantener nuestro apoyo popular".

Concluye que cuando el gobierno tenga que reiniciar de nuevo las negociaciones en junio, tiene que hacerlo "con un estado mental muy diferente al de febrero. La Eurozona no se puede reformar y no se va a convertir en una unión monetaria 'amistosa' que apoye a la clase trabajadora. Grecia tiene que poner sobre la mesa toda una gama de opciones, y tiene que prepararse para medidas de liquidez extraordinarias con la idea de que se puedan manejar todas las eventualidades, si su pueblo está preparado. Después de todo, la UE ya le ha acarreado el desastre al país.

"Syriza podría ganarse la ayuda de la izquierda europea, pero solo si la izquierda se sacude sus propias ilusiones y empieza a proponer políticas sensatas que finalmente pudieran hacer que Europa se deshaga del absurdo en que se ha convertido la moneda común. Pudiera haber entonces una esperanza de poder suspender adecuadamente la austeridad por todo el continente. Tenemos en verdad muy poco tiempo todos nosotros".

Enfrentemos los hechos, respondió LaRouche. Este sistema está totalmente acabado. Wall Street y Londres están totalmente en quiebra. Están manipulando activos ficticios, y tratando de sacarle a la fuerza crédito a Argentina y Brasil que los mantengan a ellos a flote por unas horas más. Junto con ellos, el sistema del euro está completamente en bancarrota. Por otro lado, los BRICS están abiertos a Grecia, combinándose con las relaciones cada vez más estrechas de Grecia con Rusia. Con los BRICS, Grecia tiene crédito bueno disponible, en especial de China. Ahí es donde reside el futuro para Grecia, y no solo para Grecia.