Presidente Putin: se emplea la "técnica de la revolución de color" para socavar la soberanía de las naciones

7 de marzo de 2015

7 de marzo de 2015 – El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, se reunión con la directiva ampliada del Ministerio de Relaciones Interiores el pasado miércoles 4, para hacer un repaso de la situación en términos de la seguridad nacional durante el año de 2014 y definir las prioridades para este año. Aunque la mayor parte de sus comentarios se refirieron a cuestiones de seguridad pública interna y a todo tipo de problemas de delincuencia común, como drogas, hampa, delincuencia juvenil, delitos "económicos" de las corporaciones, y eventos especiales (como el de los juegos olímpicos de Sochi), etc., Putin hizo un breve pero bien dirigido señalamiento a los "delitos políticos". Las siguientes son citas tomadas del sitio oficial en inglés de la Presidencia:

"Los delitos que hacen grandes titulares de noticias, como los que se comenten por motivos políticos, reclaman nuestra mayor atención. Tenemos que librar a Rusia del tipo de vergüenza y tragedia que acabamos de presenciar; me refiero al descarado asesinato de Boris Nemtsov, en el propio centro de Moscú..."

"Los extremistas envenenan la sociedad con nacionalismo militante, intolerancia y agresión. El ejemplo de nuestro vecino, Ucrania, nos muestra hasta donde pueden llegar las consecuencias.

"El año pasado, como resultado de decisiones de los tribunales, se reconoció a ocho organizaciones como extremistas y fueron clausuradas. Se han elevado las penalizaciones por hacer llamados al extremismo y para otros varios delitos específicos de este tipo, como es el financiamiento de las actividades extremistas y la organización de grupos extremistas. Asimismo, se han agregado nuevas disposiciones contra el extremismo en el Código de Ofensas Administrativas.

"Pero al mismo tiempo, los extremistas se han vuelto más sofisticados en sus actividades. Vemos los intentos de emplear las llamadas 'técnicas de la revolución de color', que van desde la organización de protestas públicas ilegales hasta la abierta propaganda de odio y enemistad en las redes sociales. El objetivo es obvio: provocar conflictos civiles y asestar golpes a los cimientos constitucionales de nuestro país e incluso en última instancia a nuestra soberanía. Es muy importante reaccionar de inmediato a cualquier indicio de acción planificada por los extremistas y llevar a cabo las acciones preventivas necesarias, en especial entre la juventud... "