¿Combatirá Suiza la locura de Londres y Wall Street de poner a los bancos centrales a imprimir dinero?

9 de marzo de 2015

9 de marzo de 2015 — El desplome del empeño del Banco Nacional Suizo (BNS) por mantener la paridad del franco suizo con el euro, frente a los billones de dólares de especulación diaria con divisas —que muy pronto va a expandir Mario Draghi del Banco Central Europeo— ha empujado a las barricadas a la industria mediana suiza ampliamente orientada hacia la exportación y a los "Werkplatz Schweiz" (plazas laborales suizas) a las barricadas.

La coalición de facto que votó a favor de la moción Glass-Steagall (Trennbankensystem) en el Consejo Nacional (Cámara baja) en septiembre del 2013, y que incluye al Partido Popular Suizo (SVP) y los Social Demócratas (SP), se basaba en un amplio sentimiento entre la población e instituciones, sentimiento que de nuevo se ve activo en las numerosas discusiones tras bambalinas y formulación de estrategias.

También ha surgido una coalición en el Consejo de los Estados (Cámara alta) pidiéndole al NBS que exente al Seguro Médico y los Fondos de Retiro de las multas por tasas de interés negativas impuestas por el banco central en un esfuerzo por ahuyentar el dinero caliente del país. Al igual que los ahorradores en el sistema de ahorros bancario y público en Alemania, los fondos suizos se ven afectados por las tasas de interés negativas.

Entre las maniobras defensivas se encuentra la de un grupo de personalidades públicas que han planteado la posibilidad de expandir el Consejo de Gobierno del BNS de los actuales 3 a quizá 5 o 7, con el fin de incorporar voces en el proceso de toma de decisiones del banco que estén más ligadas con la economía productiva de Suiza, y no solamente que sean académicos o ex tecnócratas del FMI. Nick Hayek, el Gerente General de Swatch propuso esto, así como también lo han hecho otros, en entrevista de prensa con el Schweiz am Sonntag del 21 de febrero. El finado padre de Hayek había encabezado el llamado en el 2009, junto con el entonces director del SVP, Chistoph Blocher y el director del SP Christian Levrat, pidiendo una protección al estilo Glass-Steagall (con diferencias entre ellos sobre cómo hacerlo) en contra del UBS y Credit Suisse, los dos megabancos suizos demasiado grandes para quebrar.

En su entrevista del 21 de febrero, Nick Hayek dijo que el BNS "se rindió" y que "Suiza tiene ahora un flanco abierto. Estamos operando casi sin un banco central". Advirtió que solo se necesitaría que hubiera una nueva escalada en Ucrania para que se reiniciara la revaluación del franco suizo. Hayek admitió que él no tenía una solución mágica, pero insistió en que el país necesitaba una moneda estable y no una moneda especulativa. En relación a varias de las disputas de Suiza con la UE, a la que no pertenece, Hayek dijo que podríamos aprender de los griegos: "Podríamos aprender de su estilo franco, refrescante. ¿Por qué no mostrar fuerza aunque sea por una vez?"

Thomas Minder, un independiente a favor de la Glass-Steagall en el Consejo de Estado anunció una iniciativa parlamentaria para aumentar la membresía de Consejo de Gobierno del BNS, incluyendo el hecho de que sean electos por el parlamento.

Schweiz am Sonntag de hoy tiene como encabezado: "La hora de la verdad para el Banco Nacional". El artículo enumera las organizaciones que le están golpeando la puerta al director del BNS Thomas Jordan: el sector hotelero incluyendo sus sindicatos, la poderosa asociación de máquinas herramientas y metalurgia suiza SwissMEM (maquinaria, electricidad y metalúrgica). Ellos informan que el miembro del Consejo Nacional del SP Corrado Pardini, quien fue el que encabezó la moción Glass-Steagall en el 2013, y el líder de su partido Levrat, quieren que se haga algo para que no se revalúe el franco. El periódico informa que un documento secreto del gobierno está exigiendo acciones para estabilizar la situación de la moneda.

El 9 de marzo, Mario Draghi y el BCE, ¡empezarán a inundar los mercados de divisas y financieros especulativos con 60 mil millones de euros más al mes, todos los meses! El blogero bien conocido Gian Trepp identificó la debacle entre Suiza y la Unión Europea (UE) que está forzando ahora las decisiones en Suiza: o capitalismo de estado como el BRICS o capitalismo financiero siguiendo el modelo estadounidense. Trepp identifica el eje renminbi (que anunció China en enero lo que le permitirá a Zurich comerciar con la divisa china), como un elemento potencial de un enfoque hacia el BRICS para hacerle frente a lo flujos de capital especulativos en otras formas. Destacó los fuertes debates que se están desarrollando ahora: los conservadores suizos que quieren defender las plazas laborales suizas van a tener que hacerle frente al problema y apoyar el control de capitales, pero los miembros Social demócratas a favor de la UE van a tener que recurrir a unirse a la economía neoliberal de la UE del régimen de la Troika.