El BCE comenzó a violar su propio reglamento para hacer que la hiperinflación funcione; pero no puede

12 de marzo de 2015

12 de marzo de 2015 — El nuevo programa de Emisión Cuantitativa (EC) del Banco Central Europeo (BCE) lo único que logra es hacer más grande el desastre del sistema bancario de la Eurozona.

Se supone que el BCE va a comprar un billón de euros en bonos de los gobiernos europeos para mediados del 2016, en un intento de copiar el mentado "éxito" de la Reserva Federal de Estados Unidos, que elevó con su propia EC el valor del mercado de acciones y de bonos por encima de los hogares estadounidenses cuyos niveles de vida se están hundiendo.

Pero debido a la enorme proporción de los valores y bonos "tóxicos" que tiene el sistema bancario europeo, los esfuerzos del BCE por comprar de manera masiva los "obligaciones aseguradas" o "valores con respaldo en activos" (como los bonos hipotecarios) que tienen los bancos como activos y que en realidad son papeles sin solvencia, han sido un fracaso total desde diciembre hasta febrero. Del mismo modo podría fracasar la compra masiva de bonos gubernamentales que también se sabe no tienen solvencia, pero ahora las consecuencias pueden ser peores.

El BCE trató de ajustarse a sus estatutos, y le dijo a los bancos centrales de los gobiernos europeos que evitasen comprar bonos del gobierno que tienen tasas de interés negativas, pero solo por dos días. El miércoles cambió el rumbo y "compró deuda con rendimiento negativa, como la de Alemania y de los Países Bajos", según informó la agencia Bloomberg en un artículo titulado "El BCE se muerde su cola cuando las tasas de interés se vuelven negativas". Esto es equivalente a proporcionar "apoyo fiscal" para financiar el déficit de los gobiernos, haciendo que el BCE les pague los intereses. Pero el "apoyo fiscal" está prohibido por los estatutos del BCE.

Y como lo implica el titular de Bloomberg, cada vez más bonos de los gobiernos tienen tasas de interés negativas en los países de Europa en tanto que el BCE imprime dinero y los compra directamente a los gobiernos. Así que, o tiene que destrozar los estatutos del banco y compra cada vez mayores cantidades de bonos con interés negativos —o sea, comprar pérdidas— o si no, el programa de compra de bonos gubernamentales no llegará a su meta de un billón de euros, lo cual por sí causará una sacudida en el mercado de bonos y los bancos europeos.

La divisa del euro cayó de valor rápidamente de nuevo, y el BCE salió con el cuento de que en este caso fue "adrede", para tratar de generar inflación. En realidad está creando hiperinflación, de las enormes burbujas de valores en el mercado de acciones y de bonos, a los cuales está llevando hacia un crac de similares dimensiones.