Ministro de Relaciones Exteriores alemán advierte de no armar a Ucrania

14 de marzo de 2015

14 de marzo de 2015 — El doctor Frank-Walter Steinmeier, ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, no anduvo con rodeos cuando habló en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington el pasado jueves 12, donde advirtió que no se deben dar armas a Ucrania e hizo un llamado para seguir la marcha por la "vía difícil" de la diplomacia para resolver la crisis en ese país. "Para mi es obvio que eso extendería el conflicto, y trasladaría la crisis hacia una nueva fase y más allá del punto de no retorno", advirtió. "Lo que necesitamos es paciencia estratégica. Si insistimos en resolver la crisis de inmediato, la podemos entorpecer. Como es frecuente en la diplomacia, una crisis puede empezar en días, pero se pueden necesitar décadas para que acabe", señaló. "Tenemos que ser conscientes de que Rusia suscita en algunos países de Europa algunas memorias históricas que tenemos que entender. Pero Rusia será siempre nuestro vecino más grande y la política exterior alemana solo puede operar en y a través de Europa".

Más tarde, en el período de preguntas, el lunático economista sueco Anders Aslund, de nuevo preguntó por qué no le debemos proporcionar armas a Ucrania. "No hemos visto el logro de las soluciones militares en ningún momento de la historia reciente", le respondió Steinmeier. "Más bien debemos de tomar en consideración como limitar las bajas. Solo porque el camino sea largo no quiere decir que cualquier otro camino será más rápido", agregó.

"Si se aumentan las armas para Ucrania, Rusia simplemente le proporcionará a los separatistas más armas, y el balance de fuerzas seguirá siendo el mismo, pero a un nivel mucho más alto. Esto llevaría a una nueva fase que se podría salir de control. Podría llevar a un conflicto directo entre Rusia y Ucrania, y nadie, en particular Ucrania, se beneficiaría de eso", advirtió. "Ha habido algunas violaciones", señaló Steinmeier, "pero las partes han regresado siempre a la base del acuerdo de Minsk. En tanto que las partes sigan dentro de los parámetros de ese acuerdo, debemos procurar la ruta difícil de las negociaciones. No hay alternative a este proceso laborioso", señaló.