Hay que sacar al desquiciado de Obama antes de que haga estallar el mundo

16 de marzo de 2015

16 de marzo de 2015 — El tema común que vincula las recientes intervenciones enérgicas del ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, del ex canciller de Alemania Helmut Schmidt y del ex gobernador de Maryland, Martin O'Malley, es el reconocimiento de que las acciones del Presidente Obama están poniendo en peligro la sobrevivencia de la humanidad. Cada una de ellas, a su manera, deja en claro que las acciones y la política del gobierno estadounidense actual han llevado al mundo al borde de la catástrofe.

Ahora ha salido a flote más evidencia de la demencia de Obama y su camarilla, tanto en Rusia como en Estados Unidos. En un documental, transmitido por la televisión nacional rusa, el Presidente Vladimir Putin confirmó que en el momento más álgido de la crisis de Crimea el año pasado, él estaba listo para poner en alerta las fuerzas nucleares de Rusia. El documental, transmitido por la televisora estatal Rossiya -1, se llamó "Crimea: el camino a la patria".

Además de confirmar, en entrevista con los productores, que él estaba preparado para poner en alerta las fuerzas nucleares estratégicas de Rusia, Putin culpó a Obama por el golpe de Estado que derrocó el gobierno de Yanukóvich y dejó en claro que, antes de que se suscitara el cambio de gobierno en Kiev, manufacturado por Washington, él no tenía planes para Crimea. Putín, según la reseñal del noticiero Bloomberg sobre el documental de televisión, dijo que él se había puesto en contacto con líderes de EU y Europa y les había advertido que "no se involucraran, acusándolos de maquinar el derrocamiento del Presidente ucraniano respaldado por Rusia, Viktor Yanukóvich". Citan a Putin diciendo: "Es por esa razón que yo creí que nadie quería empezar un conflicto mundial".

Las intervenciones sensatas de Steinmeier y Schmidt, exigiendo que se acaben las provocaciones occidentales en contra de Rusia, ahora tienen más peso, con las revelaciones de Putin. Lyndon LaRouche advirtió hoy que a él le preocupa que ciertas fuerzas en Alemania y Europa, tengan bajo presión a Steinmeier para que culpe a Putin por la crisis que se está desarrollando, porque quienes quieren una guerra total pueden explotar esta debilidad.

El domingo, Edward Klein, publicó una denuncia en el New York Post en donde revela que las filtraciones recientes de que Hillary Clinton había usado su correo electrónico privado para asuntos gubernamentales cuando fue Secretaria de Estado, provino directamente de Valerie Jarrett desde la Casa Blanca de Obama. Según Klein —cuyo libro reciente Blood Feud detalla la guerra política entre los Clinton y los Obama— Jarrett filtró la información a periodistas selectos pro Obama, como golpe preventivo para evitar el anuncio previsto de la precandidatura de Hillary a la postulación presidencial por el Partido Demócrata, y la filtración refleja el compromiso de los Obama y Jarrett a parar a Hillary a toda costa. Klein informa que Bill Clinton estaba absolutamente furioso cuando supo sobre el papel de Jarrett.

Lyndon LaRouche comentó hoy que bien pudiera ser que las revelaciones de Jarrett fueran el choque que se necesita para que Hillary Clinton se ponga en forma para una presidencia viable. "Este incidente pudiera ser la base para que, con una fuerte aportación de Bill Clinton y demócratas calificados, se oriente Hillary".

Agregó que las noticias de hoy no hacen más que reforzar lo obvio: el Presidente Obama es un loco cuyas acciones son una amenaza directa a la civilización. LaRouche señaló que hay cada vez más grupos prominentes en Europa que consideran el comportamiento estratégico de Obama como una amenaza para la especie humana.