El despliegue ruso de fuerzas con capacidad nuclear a Kaliningrado no debería ser sorpresa

19 de marzo de 2015

19 de marzo de 2015 — Los ejercicios militares ordenados por el Presidente ruso Vladimir Putin el 16 de marzo continúan a paso firme, con la participación de una escala de fuerzas cada vez mayor cada día. Los medios informativos de Occidente están al borde de la histeria por el despliegue de misiles Iskander a Kaliningrado (vía barcos anfibios, según declaraciones del Ministerio de la Defensa) y de bombarderos con capacidad nuclear Tu-22M Backfire a Crimea.

Al informar sobre esto el miércoles 18, Reuters señala que Moscú se niega a siquiera considerar un posible retorno de Crimea a Ucrania y está "militarizando" el Ártico a la vez que también refuerza militarmente a Kaliningrado, y todo esto lo hace a pesar de las sanciones económicas de Estados Unidos, las cuales prometió ayer la vocero del Departamento de Estado Jen Psaki que no se levantarían.

Lyndon LaRouche comentó que el despliegue de los Iskanders a Kaliningrado era de esperarse y que esto es permanente: no hay más que mirar el mapa, señaló; está definido. Los rusos han afirmado su enfoque clara y repetidamente. Ninguna de las últimas maniobras o declaraciones son de sorprender; es lo que han venido diciendo que harían, dijo LaRouche.

Los lectores de EIR recordarán que, en una dramática transmisión televisada el 23 de noviembre de 2011, el entonces Presidente de Rusia Dmitri Medvédev había advertido específicamente que, si Estados Unidos y la OTAN continuaban con el despliegue de sus sistemas de defensa antimisiles en las fronteras con Rusia, "la Federación Rusa iba a desplegar sus sistemas modernos de armas ofensivas en el occidente y sur del país, asegurando nuestra capacidad de destruir cualquier parte del sistema de defensa antimisiles de EU en Europa. Un paso en este proceso será el despliegue de misiles Iskander en la región de Kaliningrado". Medvédev concluyó luego: "Estamos abiertos al dialogo y esperamos que nuestros socios occidentales tengan un enfoque razonable y constructivo".

En esa esfera de política estratégica más amplia, Moscú repitió de nuevo sus advertencias públicas esta semana. El viceministro de la Defensa Anatoly Antonov dijo ayer en conferencia de prensa en Moscú que: "Parece improbable que Rusia y Estados Unidos pudieran llegar a nuevos arreglos en el futuro inmediato, por no decir nunca. La seguridad de Rusia depende ahora no solo del equilibrio de las armas nucleares estratégicas de Rusia y Estados Unidos. Depende de muchos otros factores, como los planes de defensa antimisilísticos globales de EU, la situación en la zona de los misiles crucero de larga distancia con base en el mar y otros tipos de sistemas de alta precisión de larga distancia".

De igual manera, el subdirector del Departamento de Asuntos de Seguridad y Desarme del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Vladimir Leontyev dijo la semana pasada: "En cierta etapa [en el futuro], probablemente Rusia va a tener que analizar su cumplimiento del tratado START en conexión con los planes [de la OTAN] de desplegar un sistema de defensa antimisilístico en Europa". Y agregó: "Sin embargo, el tema no está en la agenda en el momento. Estamos siguiendo y analizando la situación muy atentamente y vamos a seguir haciéndolo".

En cuanto a los ejercicios militares de Rusia, además de los despliegues de Iskander y Backfire, el Ministerio de la Defensa informó hoy que también se desplegó por lo menos uno de los submarinos cargados con misiles balísticos nucleares Delta clase IV de la Flota del Norte y que fue visitado por el jefe del Estado Mayor Conjunto general Valeriy Gerasimov. El Ministerio de la Defensa dijo que "los resultados del entrenamiento confirmaron que la tripulación de los misiles balísticos estaba preparada para llevar a cabo sus tareas de combate" informa el Noticiero Sputnik.

Otros aspectos de los ejercicios incluyen lo siguiente, todos informados por TASS:

* El Distrito Militar Occidental anunció hoy que en los ejercicios antiaéreos y antisubmarinos de la Flota del Mar Báltico participan más de 20 barcos.

* Cerca de 30 helicópteros de asalto y ataque de los campos de aviación en las regiones de Leningrado y Smolensk se están desplegando al Ártico.

* Paracaidistas de la región Pskov del noroeste de Rusia se pusieron en estado de alerta máxima como parte de los ejercicios del equipo y el comando. Van a marchar a sus campos de aviación antes de que se les despliegue a los campos de tiro.

* 1,500 efectivos de infantería van a llevar a cabo ejercicios de fuego vivo en el campo de entrenamiento Mulino, a unos 360 kilómetros al este de Moscú, con tanques T-72 y vehículos de combate BMP-2.