El director de ferrocarriles de Rusia Vladimir Yakunin renueva la propuesta de un cinturón de desarrollo transeuropeo

25 de marzo de 2015

25 de marzo de 2015 —

El diario Siberian Times informó el 23 de marzo sobre las declaraciones del director del Ferrocarriles Rusos, Vladimir Yakunin, en una reunión de la Academia de Ciencias de Rusia, en donde desarrolló su propuesta vigente de un Cinturón de Desarrollo Transeuroasiático. El proyecto, que vincularía el Atlántico con el Pacífico atravesando Eurasia con una nueva red ferroviaria de alta velocidad paralela al Ferrocarril Transiberiano, incluiría también carreteras importantes, gasoductos y oleoductos, líneas de electricidad y agua y en general el desarrollo altamente tecnificado de 10 a 15 industrias nuevas, así como también nuevas ciudades.

Según el Siberian Times, Yakunin dijo que el proyecto "convertiría a Rusia en un nuevo centro mundial para la creación y desarrollo de industrias altamente tecnificadas" y que él veía esto como la alternativa a la "globalización al estilo Occidental [que] ya no se puede ver como un incentivo sino como un obstáculo para el desarrollo económico, científico, moral y espiritual de la sociedad". Yakunin explicó que "este es un proyecto entre Estados y entre civilizaciones. Debería ser una alternativa al modelo (neoliberal) actual, que ha causado una crisis sistémica. El proyecto se debe convertir en una 'zona del futuro' del mundo y tiene que estar basado en tecnologías de punta, no atrasadas".

La propuesta, que Yakunin desarrolló junto con el ex director de la Academia de Ciencias de Rusia Osipov y el rector de la Universidad Estatal de Moscú Viktor Sadovnichy, circuló por primera vez en el 2007 y "el 29 de octubre del 2014 el Presidente de la Academia de Ciencias de Rusia, el catedrático Vladimir Fortov le dio un informe al Presidente Putin sobre el plan de Yakunin" informó la EIR en su informe especial "La nueva Ruta de la Seda se convierte en el Puente Terrestre Mundial".

El artículo del Siberian Times cita también a Fortov, quien señaló que el proyecto es "muy ambicioso y costoso" pero "resolverá muchos de los problemas en el desarrollo de una gran región... La idea es que, con base en una nueva tecnología de trenes de alta velocidad, podemos construir un ferrocarril nuevo cerca del Ferrocarril Transiberiano, con la posibilidad de ir a Chukotka y al Estrecho de Bering y después al continente Americano". Esto último se podría lograr mediante la construcción de un túnel bajo el Estrecho de Bering, que el gobierno ruso ha adoptado como política, y que también apoya el gobierno de China y el movimiento de LaRouche y otras fuerzas en los Estados Unidos.