Suramérica se une para defender a Venezuela de Obama

18 de marzo de 2015

18 de marzo de 2015 — La reunión extraordinaria de los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) el pasado sábado 14 en Quito, Ecuador, concluyó con un comunicado en el que atacan la Orden Ejecutiva del Presidente Barack Obama del 9 de marzo, mediante la cual declaró a Venezuela como amenaza de seguridad nacional para Estados Unidos. Los cancilleres de UNASUR la denunciaron como una grave violación al derecho internacional y exigen que sea revocada.

El comunicado final declara que la Orden Ejecutiva de Obama "constituye una amenaza injerencista a la soberanía y al principio de no intervención en los asuntos internos de otros Estados". Asimismo, señala que "los Estados miembros de UNASUR reafirman su compromiso con la plena vigencia del Derecho Internacional, la Solución Pacífica de Controversias y el principio de No Intervención, y reiteran su llamado a que los Gobiernos se abstengan de la aplicación de medidas coercitivas unilaterales que contravengan el Derecho Internacional".

Sudamérica ha reconocido que hay una nueva configuración estratégica en el mundo, en torno al grupo del BRICS, y ello ha hecho posible que la región retome su firme defensa de la soberanía, para rechazar tres décadas de imposición del mentado Proyecto Democracia de Wall Street.

Los gobiernos de la región son bien conscientes de que la Orden Ejecutiva de Obama indica que se ha dado la orden de hundir a Venezuela (que es todavía un importante abastecedor de petróleo a Estados Unidos) en una "revolución de color" a escala total, y además, de que el objetivo no es solo Venezuela, sino todos y cada uno de ellos, precisamente porque la región se ha atrevido a unirse a la dinámica del BRICS para desarrollar sus economías y su libertad.

Los ministros también reiteraron que UNASUR seguirá con sus esfuerzos para ayudar "al más amplio diálogo con todas las fuerzas democráticas venezolanas, con el pleno respeto al orden institucional, los derechos humanos y el estado de derecho", y en ese sentido subrayan que "los Estados Miembros de UNASUR expresan que la situación interna en Venezuela debe ser resuelta por los mecanismos democráticos previstos en la Constitución venezolana"

Una delegación de UNASUR integrada por los ministros de Relaciones Exteriores de Brasil, Colombia y Ecuador estuvo recientemente en Venezuela, en donde se reunió con representantes del gobierno y también de la oposición. Asimismo, ofreció un plan para ayudar a resolver los problemas de escasez de productos básicos y medicamentos mediante el suministro y distribución de los mismos con la participación de varios países de la región.