Ex director gerente del FMI, Rodrigo Rato, a la cárcel por lavado de dinero sucio y evasión fiscal

20 de abril de 2015

20 de abril de 2015 — Parece que entre los requisitos para ser el mandamás del Fondo Monetario Internacional (FMI) se encuentra el ser experto en lavado de dinero sucio y evasión fiscal, entre otros delitos financieros.

El 16 de abril, la Policía Fiscal y de Aduanas en Madrid allanó la casa y oficinas del ex director gerente del FMI, Rodrigo Rato, lo arrestó y lo dejó encarcelado toda la noche. Según múltiples fuentes, Rato, quien como director gerente del FMI del 2004 al 2007 impuso condicionalidades de austeridad brutales y políticas neoliberales por toda Iberoamérica y otras naciones en vías de desarrollo, está siendo investigado y se espera que se presenten cargos en su contra, por lavado de dinero sucio, fraude fiscal y liquidación de activos, solo para empezar.

Rato no es ningún pez pequeño. Aparte de su puesto en el FMI, fungió como Ministro de Finanzas de España y Viceprimer Ministro bajo el Primer Ministro derechista José María Aznar del Partido Popular, aún en el gobierno. Se dice que es uno de los 705 sospechosos, entre ellos miembros destacados de la clase política española, que están bajo investigación por lavado de dinero sucio por las autoridades antifraude.

NPR informó hoy que también se acusa a Rato de esconder ilegalmente parte de su fortuna personal en el extranjero y malversar fondos del Bankia, que quebró y fue rescatado cuando él era su presidente. Rato se convirtió en el objeto de la ira de cientos de miles de pequeños accionistas del Bankia que perdieron todo en el proceso de bancarrota y el rescate posterior, gracias a la estafa del mentado "rescate interno" del banco que gestionó Rato. El juez que supervisa la investigación ha congelado todas las cuentas bancarias de Rato, en tanto que la agencia fiscal federal de España investiga las compañías y otras entidades financieras con las cuales Rato o cualquiera de los miembros de su familia hayan estado involucrados. También se están inspeccionando los flujos de dinero de sus cuentas.

Ninguna de las naciones que Rato hizo víctima, está derramando una lágrima por su detención. Comentando su arresto, la Presidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner dijo ayer que "hoy, aquellos que vinieron a decirnos cómo deberíamos organizar nuestra economía y que se atrevieron a quejarse de que había corrupción en Argentina, están encarcelados acusados de lavado de dinero sucio". El finado Presidente Néstor Kirchner se negó a imponer las políticas que exigía Rato, y de hecho le pagó los $9,800 millones que le debían al FMI para librar a Argentina de una vez por todas de las interferencias del FMI.