Despliegue de nazis británicos para sabotear las celebraciones del Día de la Victoria el 9 de mayo

4 de may de 2015

4 de mayo de 2015 — El Día de la Victoria se va a celebrar en Moscú el 9 de mayo para conmemorar la derrota del fascismo en la Segunda Guerra Mundial. Pero los británicos y los intereses financieros de Wall Street que patrocinaron el ascenso de los nazis al poder en aquel entonces, no tienen nada que celebrar ahora, dado que pretenden implementar "una vez más" las mimas políticas. Ya están en proceso varias provocaciones estratégicas en contra de Rusia y de China.

En Ucrania, el vocero de las fuerzas armadas del DPR (República Popular de Donetsk), Eduard Basurin reiteró sus advertencias de que el régimen de Kiev está preparando provocaciones en torno a las celebraciones del 9 de mayo. "Hay grupos de sabotaje operando a los largo de la línea de contacto. Es por ésta razón que nosotros esperamos que haya provocaciones el 8 y 9 de mayo. Tenemos información de que ya hay ahí extranjeros. Nos enteramos de esto por inteligencia radial", dijo.

Con relación a Ucrania, el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov habló por teléfono con el Ministro de Relaciones Exteriores de Serbia Ivica Dacic, presidente de la OSCE ayer, para pedirle que "haga uso de su autoridad para que la misión especial de monitoreo de la OSCE en Ucrania le exija a Kiev que pare de inmediato las violaciones flagrantes a los acuerdos de Minsk". Esto se produjo después de que se informara que fuerzas del régimen de Kiev estaban disparando con armas de grueso calibre en contra de la DPR en violación a los acuerdos de Minsk.

Los supervisores de la OSCE han informado que se llevan a cabo combates en Donetsk y sus alrededores y en Shirokino, y "en menor medida, también en otras zonas". En Shirokino, informaron que miembros del Batallón Azov integrado por nazis y entrenado por Estados Unidos se apoderó de un puesto de observación a unos 4 kilómetros al noroeste del poblado y que a pesar de las intervenciones de la JCCC y de las fuerzas armadas de Ucrania, los miembros del Azov se han negado a abandonar su posición.