El anuncio de O'Malley pone a la Glass-Steagall en el centro

1 de junio de 2015

1 de junio de 2015 — Una buena parte de los medios de comunicación se sintieron obligados a darle una cobertura prominente al anuncio que hizo ayer Martin O'Malley del lanzamiento de su precandidatura presidencial, donde algunos destacan sus ataques a Wall Street y su promoción del regreso a la Glass-Steagall. Por ejemplo, el encabezado de Newsweek fue "Con ataques a Clinton y Wall Street, O'Malley lanza su candidatura presidencial". Su artículo destaca la referencia de O'Malley a las "dos familias reales", lo cual "arrancó rugidos entre la diversa multitud de jóvenes, uno de los mayores aplausos del día. O'Malley también hizo un llamado al regreso de la Glass-Steagall, la ley financiera de la era de la Depresión que separaba la banca comercial de la banca de inversiones. Fue derogada en 1999 bajo el esposo de la Clinton, el entonces Presidente Bill Clinton" señaló Newsweek.

El artículo noticioso del New York Times, si bien lo destaca de manera prominente, no menciona la Glass-Steagall, aunque toma nota de su ataque a los "matones de Wall Street". Sin embargo, una nota de respaldo del Times sobre la postura de "Martin O'Malley sobre temas claves" informa diligentemente que "quiere dividir los bancos más grandes de la nación y restablecer una versión de la ley Glass-Steagall".

O'Malley fue destacado también en uno de los programas de "parloteo" del domingo, This Week de ABC, con una entrevista que George Stephanopoulos llevó a cabo en su concentración de campaña del sábado. Aunque no hubo referencia explícita a la Glass-Steagall, la cobertura se centró en el ataque de O'Malley a Wall Street —"Yo no le debo nada a los intereses de Wall Street"— y su llamado por un renacimiento económico.

El que encabezó el ataque en contra de O'Malley fue la revista Economist de Londres, cuya columna del 30 de mayo "O'Malley el plano" no menciona en lo absoluto a su odiada Ley Glass-Steagall sino que trata de hacer un gran alborto de cómo los recientes disturbios en Baltimore "han alterado sus ambiciones, así como también que Bernie Sanders haya entrado a la contienda". Concluye optimistamente: "Es dudoso que el señor O'Malley pueda hacerle alguna mella a la posición de liderato de la señora Clinton". Los otros que lanzan el anzuelo de la línea sobre lo de Baltimore y la reproducen ampliamente entre los medios estadounidenses fueron: Time, Associated Press (AP) y National Public Radio (NPR) entre otros.