Obama perdió la vía rápida para el TPP en la Cámara de Representantes a pesar de los azotes a los congresistas demócratas

13 de junio de 2015

13 de junio de 2015 — Desde temprano este viernes 12, el precandidato presidencial demócrata Martin O'Malley movilizó a sus bases de apoyo en contra de la aprobación de la Vía Rápida (en la forma del proyecto denominado TPA por sus siglas en inglés) para el proyecto de libre comercio de Obama contra China (TPP) cuyo voto estaba programado para ese día en la Cámara de Representantes. O'Malley, a quien Lyndon LaRouche ha caracterizado como "el único candidato presidencial calificado" debido a su decidido apoyo a la reinstitución de la ley Glass-Steagall para detener a Wall Street, envió un mensaje por email y un video breve con una entrevista donde ataca a la Asociación Transpacífica (TPP, por siglas en inglés) y la autorización de Vía Rápida que le da a Obama poderes dictatoriales para las negociaciones y mantenerlas en secreto.

"La Vía Rápida es lo que dice la palabra: acelera la aprobación del TPP, un acuerdo comercial enorme y secreto, y pasa por encima del Congreso directo al escritorio del Presidente", dice el mensaje de O'Malley. "Este es un acuerdo que puede amenazar la seguridad alimentaria de Estados Unidos y sacar los empleos hacia el exterior, recortar los salarios, elevar los precios de las medicinas y mucho más. Y lo escribieron a puertas cerradas las grandes corporaciones multinacionales con sus propios intereses.

"Con la Vía Rápida, el Congreso solo puede votar si o no, sobre el TPP. Es todo o nada, sin importar que tan malo resulte el acuerdo. Yo he estado en contra de la Vía Rápida desde hace meses, y la semana pasada reiteré: Me opongo a la Vía Rápida y a los acuerdos comerciales secretos".

Como a las 9 de la mañana del viernes, Obama se fue corriendo al Capitolio para reunirse con los demócratas y exigir que votasen a favor de la enmienda TAA –-siglas en inglés de Asistencia para el Ajuste Comercial— una enmienda que los republicanos le incluyeron al proyecto de Vía Rápida para tratar de imponerlo. En las reuniones con los congresistas demócratas Obama no aceptó preguntas.

Pero en vez de votar según les dijo Obama, la Cámara de Representantes rechazó el TAA con un voto de 302 a 126, contando con el voto de rechazo de muchos demócratas. Desafortunadamente, la misma Cámara voto luego una hora después para aprobar el TPA, 219 to 211, pero ese voto no convierte el TPA en ley, porque la versión de la Cámara tiene que ser la misma que la versión del Senado, el cual como zombies aprobaron tanto la TAA como la TPA.

En realidad, la TAA no es parte del traidor TPP; básicamente se trata de una ley para financiar la capacitación laboral a trabajadores que perdieron sus empleos en la economía destruida de EU, por trabajos con menores salarios. El líder republicano de la Cámara de Representantes, Boehner, se lo añadió al TPA, pero le salió el tiro por la culata junto con Obama. Ahora Boehner le dará a Obama otra oportunidad, para volver a votar por el TAA el próximo martes 16 de junio.

La verdadera solución a esta traición es sacar a Obama de su cargo, movilizando la fuerza necesaria para hacerlo.

Pero el rechazo de Obama a este componente del TPP es un hecho importante que resulta de la movilización del movimiento sindical (el presidente de la AFL-CIO, Richard Trumka, ha estado organizando de tiempo completo en contra del TPP) de la junta de demócratas progresistas, y del propio O'Malley.

Además del email, O'Malley dice en el video: "Yo creo que hay una amenaza real en las líneas de este acuerdo" porque crea "un precedente para las compañías multinacionales que podrán demandar al gobierno" de Estados Unidos para evitar reglamentos que protejan a los trabajadores y al ambiente. Ataca la falta de inversión en la economía, y agrega que "Ahora nos dicen, 'confíen en nosotros' en el acuerdo secreto que no nos dejan ya que los representantes del pueblo le tienen que dar 'vía rápida'. Esa no es la manera en que se supone que deba funcionar nuestro país".