Helga Zepp-LaRouche plantea la situación estratégica en la Conferencia sobre la Ruta de la Seda en Yiwu, China

22 de junio de 2015

20 de junio de 2015 — Helga Zepp-LaRouche participó en el Foro Internacional de las Ciudades de la Franja de la Ruta de la Seda, en Yiwu, China, esta semana, en donde le planteó al público asistente integrado por centenas de invitados chinos y extranjeros, la realidad de la situación estratégica que enfrenta el mundo. Aunque hay un gran optimismo en torno al programa de 'La franja y la ruta", había todavía una falta de comprensión de las amenazas de la situación estratégica, las cuales pueden torpedear este proyecto. El Foro Internacional fue organizado por el Instituto Chongyang de Estudios Financieros de la Universidad Renmin, en conjunto con el diario Huanqiu.com (Global Times) y el Gobierno Popular de la Ciudad de Yiwu. Al foro asistieron destacados académicos chinos, un miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso nacional del Pueblo, varios ex jefes de Estado y diplomáticos de muchos países del mundo que se ubican en la ruta de la Franja y Ruta de la Seda, y de otros países.

Zepp-LaRouche fue invitada a hablar en el foro sobre la reacción europea al proyecto de "La Franja y la Ruta". Se le presentó como la persona que introdujo por primera vez la idea de una Franja de la Ruta de la Seda en Europa. Ella inició su presentación señalando el peligro de que estalle un colapso financiero en caso de que la Troika obligue a Grecia a caer en la insolvencia y salga de la Unión Europea o de la Zona del euro, debido en particular a los billones de dólares en derivados financieros que están vinculados a la deuda griega. "Se puede impedir un colapso caótico solo si la Unión Europea y las naciones de Europa acuerdan convocar una conferencia sobre la deuda europea como la Conferencia de la Deuda de Alemania que se realizó en 1953, la cual sentó las bases para el milagro económico alemán del período de la posguerra", explicó Zepp-LaRouche. Luego señaló cuales son las políticas alternativas, similares a las de Alexander Hamilton, las cuales se implementaron en la creación del banco estatal alemán para la reconstrucción, el Kreditanstalt für Wiederaufbau, y acordes a la tradición bancaria industrial de Hermann Abs y Alfred Herrhausen en la reconstrucción de la economía alemana.

Helga Zepp-LaRouche destacó el papel esencial de Alemania en cualquier plan para revivir la economía europea y puso de relieve el enorme daño que se ha hecho a la economía alemana con las sanciones impuestas a Rusia por órdenes de Estados Unidos. Indicó que hay fuerzas importantes en Alemania, entre ellos dos ex primeros ministros que se oponen a las desastrosas medidas que se tomaron en la reunión del G-7. "Algunos de estos dirigentes se dan cuenta de que la economía alemana es también el blanco de la confrontación geopolítica en contra de Rusia y están contemplando medidas para superar este dilema", señaló.

Zepp-LaRouche planteó la importancia de que la próxima cumbre del Fondo Europeo para la Inversión Estratégica, a la cual asistirá el Primer Ministro de China, Li Keqiang, se convierta en un medio para cofinanciar la Nueva Ruta de la Seda. Delineó el concepto de los corredores de inversión en infraestructura como el foco de las nuevas redes de transporte que se están construyendo para elevar la productividad y los niveles de vida de las poblaciones a lo largo de la Ruta y de la Franja, y puso como ejemplo las región del Ruhr y los centros industriales de tecnología avanzada como Baden-Württemberg y de Rhein-Main, de lo que se puede desarrollar a lo largo de la ruta. Se refirió al trabajo realizado por el Instituto Schiller y la revista EIR en el desarrollo de este concepto con una foto de la portada del informe de EIR "The New Silk Road becomes the World Land-Bridge" (La Nueva Ruta de la Seda se vuelve el Puente Terrestre Mundial). Concluyó se discurso con una cita de la obra de Godofredo Leibniz Novissima Sinica donde Leibniz habla sobre los dos polos del continente euroasiático que deben unir sus manos, lo cual permitiría elevar a cada país y cada región de en medio.

La reacción fue electrizante, tanto de sus colegas en la mesa de oradores, que provenían de Kazajstán, España, Polonia, Ucrania y China, como del público. En el periodo de preguntas se abrió una discusión sobre la necesidad de una nueva arquitectura financiera, en donde Zepp-LaRouche destacó la importancia estratégica de los nuevos principios financieros que sustentan al Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura (BAII) y el Nuevo Banco de Desarrollo del BRICS. Luego de la presentación muchas personas se acercaron para hablar con Helga Zepp-LaRouche y para examinar el informe de EIR.

En el primer día de la conferencia hubo también un panel en el que participó el corresponsal de EIR en Washington, Bill Jones, bajo el tema de "Franja y Ruta y la nueva forma del comercio internacional", en donde Jones subrayó la importancia singular del proyecto Franja y Ruta en el momento actual de la historia, como un medio para superar la actual crisis financiera y estratégica que en la que se encuentran Europa y Estados Unidos, y la necesidad de superar el sabotaje geopolítico del gobierno de Obama a fin de atraer a Estados Unidos hacia una relación de colaboración positiva con China en torno a la Franja y la Ruta, y trabajar juntos por las metas comunes de la humanidad.

Algunos de los académicos chinos expresaron su pesimismo de que pueda cambiar la política de Estados Unidos, lo cual le dio a Jones la oportunidad para explicar realmente el desastre que ocurre en Estados Unidos y la necesidad subyacente en lo económico para cambiar la dirección de Estados Unidos. Más tarde, en un tercer panel, intervino Ariella Viehe, del Consejo de Relaciones Exteriores de Nueva York (CFR, por sus siglas en ingles) quien ofreció un desquiciado argumento para explicar que Estados Unidos en realidad si tiene una "política de la Nueva Ruta de la Seda" y que esta política complementaría el proyecto de Franja y Ruta de China. Pero en el período de discusión de este panel, la delegación del Instituto Schiller tuvo la oportunidad de exponer la naturaleza totalmente geopolítica de la mentada "iniciativa comercial" de Obama y su fracaso para superar el escollo del Congreso. Esto llevó también a una discusión sobre la necesidad de un nuevo modelo en las relaciones comerciales basado en un comercio 'justo' en vez del 'libre' comercio.

Luego Zepp-LaRouche y Jones fueron entrevistados por el canal de TV local de Yiwu, y partes de la entrevista fueron difundidas por la red nacional de CCTV, la cual tiene un público de más de 100 millones.