Presentan demanda por asociación delictiva en contra de Jerry Brown por contaminación de agua por fracking

8 de junio de 2015

8 de junio de 2015 — Según el portal electrónico lawyersandsettlements.com la semana pasada se presentó una demanda legal en base a la ley RICO (siglas en inglés de la Ley sobre Organizaciones Corruptas e Influidas por la Extorsión) en contra del gobernador de California, Jerry Brown, por aprobar los permisos para inyectar agua contaminada en el subsuelo, una violación a la Ley sobre Seguridad del Agua Potable de California. La demanda alega que el despacho de Brown le ordenó a la División de Petróleo, Gas y Recursos Geotérmicos de California (DOGGR por siglas en inglés) que aprobara los permisos.

La demanda fue presentada por Mike Hopkins cuyo huerto de 2,232 árboles de cereza al noroeste de Bakersfiel se secó en el 2012. Hopkins hizo que un laboratorio reconocido examinara el agua; los resultados mostraron que los niveles de cloruro excedían los permitidos por la Agencia de Protección al Ambiente (EPA, por sus siglas en inglés). El cloruro proviene ya sea de químicos usados para quitarle el hielo a las carreteras o de la fracturación hidráulica. No existen carreteras que necesiten descongelarse en Bakersfield.

La demanda RICO sostiene que los acusados empezaron a conspirar en el 2010. El noviembre del 2011, Brown despidió a Elena Miller de la DOGGR, su principal reguladora sobre la industria del petróleo, porque ella insistía en la realización de estudios de ingeniería y geológicos antes de dar permisos para inyectar agua de desecho en los pozos. Evitar los costos de dichos estudios y evitar a su vez los métodos de eliminación de residuos más costosos le significarían grandes ahorros a la industria petrolera. Miller también exigió realizar pruebas en los sitios de perforación para probar si los residuos se contaminarían o no. El gobernador reemplazó a Miller con Timothy Kustic, quien dijo que la división adoptaría un enfoque más flexible en el proceso de dar permisos, dependiendo de los registros históricos de los sitios de trabajo en vez de en nuevas pruebas, según un informe del Departamento de Conservación de California. Producto de esto, las aprobaciones de permisos pasaron del número típico para un año de 50 permisos a 1,575 permisos solo en el 2012, destacó el abogado Rex Parris.

El demandante Hopkins dijo: "El verano pasado descubrimos que las compañías petroleras Occidental y Chevron estaban inyectando directamente agua contaminada en el acuífero". Según la demanda, las compañías petroleras estaban inyectando agua contaminada en zonas de entre 300 y 800 pies bajo tierra, lo que es directamente el nivel de donde los granjeros sacan su agua de los acuíferos.

La demanda, caso 2:2015cv04149, exige pagos por daños en el orden de decenas de millones, lo que bajo el estatuto RICO se podría triplicar si la demanda sale triunfante en el Tribunal Federal de Los Angeles.